Sep, 2021.- De esta no queda una mata en pie. Así comenta el vecino que sabe, porque lo ha vivido, que antes las carencias reales en el cuadro básico de medicamentos en Cuba por múltiples razones, la medicina verde es una especie de oxígeno también en Nuevitas.

Bien lo conocen abuelas y abuelos: “que si estas hojas sirven para aliviar el dolor de muelas, que si aquellas para la mala digestión, que si para el catarro…”.

Hay quienes usan la tintura de naranja agria por el Venatón, la loción de añil cimarrón por la de Permetrina, así como el extracto y tintura de la caña santa por el Captopril y el Enalapril.

Y es que el empleo de las plantas medicinales tiene múltiples beneficios debido a que son sustancias provenientes de hierbas naturales, no provocan reacciones adversas o su efecto secundario es mínimo.

De acuerdo con investigaciones del Ministerio de Salud Pública en el país “el uso de las plantas medicinales y las formulaciones de ellas derivadas constituyen, sin dudas, la más tradicional medicina cubana.

A la llegada de Cristóbal Colón, el almirante apuntó en su diario el día 5 de noviembre de 1492 ‘…diz que dixo un indio por señas que el almáciga es buena para cuando les dolía el estómago…”.

Ahora mismo, con la dispersión de la COVID-19 a nivel comunitario, una enfermedad que puede tocar la casa de cualquiera ante el menor descuido de las medidas higiénico-sanitarias­­, no pocos recurren a los cocimientos (líquidos que se obtienen al hervir hierbas o sustancias medicinales) para tomar en casa.

Sí, porque personas en ingreso domiciliario así lo confirman vía telefónica: “el malestar en el cuerpo, no es fácil, mija”, “uno siente un catarro fuerte y se tose, a veces, bastante” y hay que tener a mano lo que pueda ayudar a superar al SARS-CoV-2, de la mejor manera.

Contra la fiebre se logra emplear el jarabe de salvia; en el caso del catarro, el zumo de limón endulzado con miel de abeja; el jarabe de orégano ante la tos; y por supuesto, debido a los altos niveles de estrés o ansiedad que sienten los enfermos y sus familiares —sobre todo los más cercanos—, se utilizan las infusiones de manzanilla y tilo.

Está claro que como se dice en buen cubano, cada cual tiene su librito, los usos varían de acuerdo con la disponibilidad de plantas medicinales, generalmente obtenidas en huertos y patios en los propios hogares.

Se trata de un sencillo pero efectivo cocimiento con plantas medicinales que mejora la expectoración en caso de bronquitis y propicia que se respire mejor si existe falta de aire.

Publicado por Radio Rebelde en Lunes, 16 de marzo de 2020

Aunque también llegan de la mano del vecino, la prima u otro familiar, porque el compartir está en nuestro ADN.

Mientras escribo estas líneas recuerdo el consejo de una nuevitera desde la persiana de su casa a una amiga en la acera: “Dile que tome cocimiento, que las yerbas también curan”.