Sep, 2021.- Risas y algarabía son la banda sonora de las jornadas de vacunación con Soberana 02 en infantes entre dos y 11 años en Nuevitas, y aunque parezca increíble, poquísimos son los llantos que se escuchan apenas por unos segundos.

Pocas veces he visto esa valentía en seres tan pequeños, de esos que le ponen el pecho a la situación, o en este caso, el brazo a la aguja sin miedo alguno, confiados en la esperanza que entraña el pinchazo milagroso.

Una bravura que seguro muchos adultos envidian, pues no a pocos he visto asustarse ante la certeza de la inyección.

Y mientras un gran número de mayores optan por evadir la visión de la jeringuilla invadiendo la piel, los peques de casa prefieren abrir bien los ojos, como para inmortalizar ese momento que los pone un paso más cerca de decirle adiós a los días de aislamiento.

Tal pareciera que en su inocencia ellos logran captar la importancia del suceso, y se portan como los verdaderos héroes de esta lucha por la vida, a la que responden con responsabilidad y mucha paciencia.

En el vacunatorio ubicado en el círculo infantil Barquito Dorado, donde reciben el inmunógeno los matriculados en la propia institución y los de Rayito de Sol, las jornadas de inoculación constituyen motivo de fiesta.

En esta ocasión el Círculo Infantil "Barquito Dorado" en el municipio #Nuevitas en #Camagüey sirve de escenario para la...

Publicado por ProSalud Camagüey en Martes, 21 de septiembre de 2021
Publicado por Dme Nuevitas en Martes, 21 de septiembre de 2021

Los chicos vuelven a ver a sus seños, a sus amiguitos, los juguetes que tanto los entretienen, y saben en el corazón que el reencuentro está cerca, por eso la disciplina caracteriza cada día.

Y para calmar la preocupación de madres y padres ante las amenazas de la pandemia, las educadoras aplican a conciencia las medidas higiénico-sanitarias­, el lavado de las manos al entrar, el empleo del paso podálico, el distanciamiento entre las sillas y la limpieza con solución clorada de las superficies luego de cada utilización.

Publicado por Dme Nuevitas en Lunes, 20 de septiembre de 2021

No obstante, creo que aún podría ganarse mucho más en cuestiones organizativas, como citar en horarios distintos de acuerdo con el año de vida de los infantes para evitar la aglomeración de personas en las afueras de los vacunatorios, así como las consecuencias que tiene para los más pequeños la exposición al sol, el calor y el hambre durante varias horas de espera.

Esta podría ser una opción viable para hacer de la aplicación de la segunda dosis un proceso mucho más efectivo.

Como madre, los 28 días de espera hasta ese segundo encuentro con Soberana 02 se me hacen interminables, en tanto llega el momento extremo las medidas preventivas para garantizar que mi chiquillo pueda ser beneficiado con el esquema completo de defensa.

Sin dudas, octubre y noviembre nos regalarán otras jornadas de esperanza en las que los mayores protagonistas serán niños, valientes que le ponen el brazo y el corazón a la soberana vacuna.