Jun, 2021.- Durante seis semanas el laboratorio clínico del Hospital General Docente Martín Chang Puga se convirtió en uno de los cuatro vacunatorios dispuestos en el municipio de Nuevitas para acoger la intervención sanitaria con el candidato vacunal anti-COVID-19 Abdala.

La vacunación de 100 sujetos diarios como promedio da fe de las intensas jornadas de labor emprendidas por ese colectivo, que asumió primero la aplicación del inmunógeno a trabajadores de la Salud y estudiantes de Ciencias Médicas, y luego a otros sectores de riesgo por la posibilidad de exposición a la enfermedad, como el Turismo y el personal al frente de los centros de aislamiento.

Para Yamilé Yorka Primelles, jefa del vacunatorio, ha sido un periodo largo pero muy interesante, un proceso organizado con un colectivo de mucha experiencia y un gran sentido de pertenencia ante esta nueva tarea encomendada por la Revolución.

Con respecto a la posibilidad de reacciones adversas explicó que, luego de la primera dosis y tal vez por el temor de las personas, tuvieron 12 pacientes que manifestaron hipertensión, sudoraciones y enrojecimiento del lugar de la inyección, pero ninguna grave.

Se trata de reacciones propias de cualquier vacuna, descritas en el protocolo, y atendidas oportunamente, pero nada alarmante. La población debe confiar en esta vacunación que emprende el país para vencer al nuevo coronavirus, pero por ello no debe dejar a un lado las medidas higiénico-sanitarias­ y el uso del nasobuco, que nos han salvado la vida.

Abdala y su eficacia de más del 92 por ciento ya circula en miles de nueviteros beneficiados con la intervención sanitaria que acaba de concluir y en la que el vacunatorio del Hospital General Docente Martín Chang Puga realizó un rol esencial en esta nueva misión por la vida.

#CubaSalva #CubaViva

Publicado por Yordany Robles Borges en Martes, 22 de junio de 2021