Jun, 2021.- Miles de nueviteros han sido beneficiados con Abdala como parte de la intervención sanitaria con ese candidato vacunal contra la COVID-19 que protege a trabajadores con alto riesgo de exposición al nuevo coronavirus.

En tanto avanza la inmunización y crecen las esperanzas, muchas son las preguntas que despierta el proceso en la población, algunas de las que hoy nos proponemos responder.

La interrogante más frecuente tal vez sea: ¿es segura Abdala? Pues sepa que hasta el momento las evaluaciones de los estudios clínicos Fase I, II y III han demostrado que sí.

Y es que ha sido comprobada una baja incidencia de efectos adversos, según explican los especialistas del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, creador del candidato.

Más del 95 por ciento de los pacientes en estudio solo han presentado reacciones leves como ligero dolor en el área de la inyección, además, expresan que no existe afectación en la calidad de vida de los beneficiados y estos no tienen la necesidad de tomar medicamentos en el curso del ensayo.

Para determinar la seguridad de Abdala también se tuvo en cuenta la inmunogenicidad, es decir, la capacidad de la vacuna de inducir altos niveles de anticuerpos funcionales frente a la enfermedad.

Todo ello avala la decisión del Ministerio de Salud Pública de Cuba de iniciar el pasado mes de mayo el proceso de intervención sanitaria en grupos y territorios de riesgo, como lo son los trabajadores de la Salud.
Pero, ¿por qué avanzar hacia escenarios más grandes de vacunación si aún están en análisis los resultados de la Fase III del ensayo clínico con Abdala?

La respuesta está en la Ley 41 de Salud Pública, que faculta al mencionado ministerio para dictar medidas sanitarias y antiepidémicas frente a situaciones ocasionadas por desastres de cualquier índole que impliquen una amenaza para la vida.

Otro cuestionamiento importante entre la población es por qué no pueden vacunarse los alérgicos al tiomersal o timerosal. La razón está en que este es un componente importante para la conservación de los frascos multidosis.

No obstante, en el país ya se trabaja a nivel de escala productiva en presentaciones monodosis que no contendrán tiomersal para etapas futuras del desarrollo clínico, de modo que beneficie a personas alérgicas.

Otra pregunta frecuente entre los que llegan a vacunarse con Abdala en cualquiera de los cuatro vacunatorios dispuestos en Nuevitas para ello es que si comorbilidades como la hipertensión o la diabetes mellitus, el consumo de antibióticos o la presencia de algún cuadro infeccioso excluyen a las personas como candidatos para recibir la inyección.

Realmente ser hipertenso o diabético no es una causa de exclusión, siempre que estén controladas las enfermedades de base, especifican los expertos en el tema. El uso de esteroides tampoco excluye, aunque si se trata de altas dosis debe consultarse primero al médico de familia.

En cuanto al consumo de antibióticos explican que estas personas deben posponer la vacunación para una vez se encuentren sanos, lo mismo ocurre con quienes presentan cuadros febriles o infecciosos.

Por último, hay quienes se preguntan si vivir con VIH puede determinar si se vacunan o no contra el SARS-CoV-2.

La respuesta es negativa, aunque los especialistas advierten que a la hora de la inyección los pacientes no deben padecer una enfermedad oportunista o presentar una carga viral detectable.

Recuerde que Cuba ha apostado todo a la ciencia para vencer en esta lucha sin cuartel contra la COVID-19, batalla en la que Soberana 01 y 02, Soberana Plus, Mambisa y Abdala ya dan un valioso aporte. Yo me vacuno, ¿y usted?