May, 2021.- La Unión de Periodistas de Cuba sigue de cerca el accionar, en las últimas semanas, de personas mal intencionadas que pretenden desacreditar y agredir a profesionales de la prensa en el país con el objetivo de empañar la confianza del pueblo en el sistema de comunicación pública.

No pocos periodistas y comunicadores hemos sido testigos de agresiones en las redes sociales y en otros escenarios; nos llaman mentirosos, sumisos, títeres por defender los principios de la Revolución que nos formó.

Me perdonan aquellos que tienen el objetivo de socavar el proyecto socialista de la nación pero no me considero mentirosa, sumisa, ni títere, simplemente soy una cubana más que nació, se crio y se formó guiada por las ideas de Martí, de Mella, de Fidel y que ama su bandera.

Agradecida estoy de mi Patria con virtudes y defectos porque gracias a ella tuve una segunda oportunidad para el estudio, después de haber desaprovechado la primera.

Gracias a ella, también, pude tener a mi segunda hija, un embarazo en el que no faltaron las complicaciones, pero en el tampoco el apoyo profesional y gratuito en la sala A del Hospital Materno en Camagüey y después de parida el seguimiento hasta hoy en el Policlínico de Especialidades de la provincia.

Estos son solo algunos argumentos, pensar en una lista sería interminable, y con ellos ratifico mi humilde opinión y confirmo mi posición como periodista en contra de todo acto subversivo y de manipulación presupuestada.