May, 2021.- Una vez más se mantiene complicado el escenario epidemiológico en Camagüey, después de varias jornadas en las que la COVID-19 parecía controlada.

El aumento de los casos positivos que sobrepasa las fronteras del municipio cabecera, el alto número de fallecidos y la baja percepción del riesgo marcan el actual contexto.

No en vano científicos y expertos vinculados al enfrentamiento del nuevo coronavirus en Cuba advirtieron sobre la necesidad de disminuir la cifra de contagios diarios, que continúa por encima de los mil casos.

Ante esta situación el llamado continúa siendo reforzar las medidas de control.

En este sentido Ariel Santana Santiesteban, presidente del Consejo de Defensa Provincial, instó a ejercer mayor vigilancia en los centros de trabajo por el flujo de personas que genera la actividad laboral a lo largo del día.

De igual forma, especial atención merece la población que no siempre cumple con lo establecido, a pesar de la aparición de nuevas cepas y mutaciones con letal desarrollo.

En este punto me detengo en Nuevitas, porque aún persisten indisciplinas que entorpecen el control epidemiológico y que pueden traer la propagación del virus, entre ellas están violaciones en el distanciamiento físico, mal uso del nasobuco, así como la incorrecta utilización de los desinfectantes.

Es importante, también, no esconder ningún síntoma en el pesquisaje diario que realiza el personal de Salud Pública, pues resulta una manera eficaz de cuidado al pueblo en general, si se realiza correctamente por ambas partes.

Solo me resta decir que en el camino que queda por recorrer para ponerle fin a la epidemia mundial, hay que estar preparados y alertas, elevar la percepción de riesgo y modificar la manera de actuar para así lograr una conducta ciudadana acorde a la amenaza actual.