Abr, 2021.- A Bolivia Tamara Cruz Martínez la conocí hace algunos años en el Tercer Encuentro Nacional de Emisoras del Litoral, en el villaclareño municipio de Caibarién.

Mulata cubanísima y excelente comunicadora es de esas personas que te hacen sentir en familia apenas unos segundos después de conocerte.

Lo de revolucionaria lo lleva en la sangre, no por gusto exhibe con orgullo el singular nombre, herencia de su padre en homenaje a la única mujer que integró la guerrilla del Che en Bolivia, Tamara Bunke.

Por eso no me asombró verla en las salas del Palacio de las Convenciones este abril, en una dualidad de funciones, como periodista y delegada por la provincia de Villa Clara al 8vo Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC).

Al verla tan activa en las redes sociales, como era de esperar, no pude dejar escapar la oportunidad de saber y compartir su opinión sobre la trascendencia de este suceso.

“Para nosotros los periodistas fue una soberana vacuna ideológica en nuestro país y nos corresponde a cada uno de los delegados y delegadas que asistimos a la magna cita política compartir este Congreso en cada uno de nuestros centros de trabajo, núcleos del PCC, Comité de Defensa de la Revolución, y en las casas a la familia.

Somos testimonios vivos de lo que ocurrió en el Palacio de las Convenciones y es muy necesario multiplicarlo fidedignamente a todos los cubanos”.

Siento orgullo de conocer personas así, comprometidas de corazón y espíritu con la Revolución, de esas que dejan ver sus ideas y convicciones en cualquier frase sin vergüenza alguna, porque ser revolucionario es una de las mejores cualidades que puede exhibir un cubano.

Al enterarme de su reelección como miembro del Comité Central del Partido la admiración fue doble.

Para el gremio de periodistas cubanos es un placer contar con mujeres como Bolivia Tamara Cruz Martínez, de la estirpe de Mariana, Celia y Vilma; sin dudas, una mambisa de estos tiempos.