Jun, 2019.- Varios medios en el mundo ya tienen entre sus coberturas especiales EE.UU. vs. Huawei. El gobierno norteño y su afán de controlar el mundo parece un tema tantas veces trillado, pero lo cierto es que cada vez que una nación se proyecta como líder en algún sector en el cual ellos también pretenden hacerlo, desencadena una serie de acciones en contra del desarrollo del mismo.

La empresa china Huawei Technologies Co., Ltd. se presentó este 2019 como puntera en el desarrollo de la tecnología de quinta generación, el hecho, por supuesto, preocupó a las empresas norteamericanas que, al parecer, siguen sin dar pie con bola en lo que a 5G respecta. La justificación para esta arremetida es el supuesto espionaje que realiza la segunda economía del mundo a través de estos dispositivos, acusación sin pruebas hasta el momento.

El pasado 16 de mayo la compañía del gigante asiático emerge como una de las sancionadas por los “dueños del mundo”, los dispositivos de esa marca no podrán utilizar los servicios de Google LLC —compañía principal subsidiaria de la multinacional estadounidense Alphabet Inc. —, ni sus empresas asociadas, lo que podría llevar al rechazo de los mismos por sus usuarios, ya que no podrán acceder al correo Gmail, ni a servicios como Play Store.

Los asiáticos venían trabajando hace algún tiempo en Hongmeng, un nuevo sistema operativo, temiendo que las relaciones con Google, Microsoft e Intel pudieran verse amenazadas. Hoy que las sanciones son reales la empresa presenta sus alternativas para salir adelante, pero no todas las naciones confían en la capacidad china de reponerse y Japón canceló la salida al mercado de los Huawei P30 hasta tanto no se le asegure a los clientes la continuidad de dicho sistema operativo.

Huawei confirmó su voluntad de compartir la 5G con el mundo e igualmente enfatizó en querer llevar estos conocimientos a América Latina. América primero, así dice Donald Trump que deben ser las cosas, pero al planeta no puede esperar hasta que los Estados Unidos esté listo para internacionalizar esta tecnología.

Lo que no quiere el inquilino de la Casa Blanca es perder los miles de millones de dólares que le reportaría la comercialización de la novedosa 5G. Esta, según los expertos, podrá alcanzar una velocidad de conexión que permitirá descargar videos en Ultra HD o modelos en 3D. Dicen, incluso que con la versión estándar será 10 y 20 veces más rápido que las actuales conexiones móviles de la cuarta generación.

Ahora se tienden nuevas especulaciones y es el caso de que la compañía American Press pudiera ser sancionada por China, también que el país denegara la venta de los productos de Apple haciéndolo caer en un casi 60 por ciento de sus ventas, muchos expertos valoran que la actitud de los del gigante asiático no será esta, que la empresa buscará el modo de salir adelante sin intentar desestabilizar a sus similares.

Lo cierto es que el modus operandi de Estados Unidos no ha cambiado para nada, apretar el cuello de quien consuma el mismo aire que ellos. A los usuarios de Huawei les queda confiar en la millonaria empresa que ya lleva 30 años al servicio de sus consumidores. Esperemos que la 5G no se convierta en otra arma de destrucción masiva a emplear por el supermercado imperialista.

Huawei: ¿amenaza a la seguridad o a la supremacía de otras compañías?