Abr, 2021.- Nuevamente el ahorro energético es el protagonista de un nuevo comentario, y para nada se trata de repetir y repetir lo mismo, el principal objetivo es llegar a la toma de conciencia individual y colectiva acerca del tema.

Se trata que ahora el gasto de energía eléctrica tiende a elevarse porque, como parte de las medidas en la Fase de transmisión autóctona limitada, hay más permanencia de personas en los hogares asumiendo diferentes tareas.

Las casas se convierten en escuelas con la visualización de las teleclases, en oficinas para los que se acogen al teletrabajo o al trabajo a distancia, y los equipos electrodomésticos quieren explotar por el excesivo uso durante el día.

Otro aspecto importante es que para entretener a los pequeños de casa la opción más fácil resulta encender televisores, computadoras y a ver muñequitos por varias horas consecutivas y esto, además de que no es sano para la salud mental de los infantes, también implica el uso extra de la energía.

Hay que recordar que vivimos tiempos difíciles con la presencia del nuevo coronavirus, que no solo genera una crisis sanitaria, sino también económica.

Cada recurso que disfrutamos cuesta y cuesta mucho, es por eso que la contribución al ahorro energético resulta vital no solo para el bolsillo familiar, como se dice en buen cubano, también al aporte de la reserva de combustible por los elevados precios en el mercado internacional.

Las medidas para lograr tal propósito pudieran ser, entre otras, encender solo las luces y equipos necesarios; aprovechar la luz natural; desplazar, siempre que sea posible, las actividades del hogar como planchar, lavar y la cocción de alimentos fuera del horario pico, comprendido entre las 11:00 de la mañana y la 1:00 de la tarde y las 6:00 y 10:00 de la noche; junto a la autolectura del metrocontador de electricidad en los hogares para controlar el consumo.

En definitiva, la permanencia en casa podemos vivirla como una experiencia positiva para intercambiar con la familia de muchas formas y hacerlo de manera consciente en torno al uso eficiente de la energía que puede ser el pequeño aporte en tiempos de la COVID-19.