Feb, 2021.- El 1ro de febrero era un día más que esperado. Todo estaba listo en casa para asumir un nuevo reto de vida. Más la COVID-19 fue ganando terreno y haciéndose notar en una tercera ola de casos o segundo rebrote, Camagüey no resultó la excepción en Cuba.

Su rostro mostraba preocupación. ¿Cómo sería el periodo lectivo para los de nuevo ingreso? La noticia detrás era de esperarse. Por decisión de la dirección universitaria se empezaría a distancia el curso 2021, hasta el nombre sonaba raro, una se acostumbra a dos años separados por guion.

Algunos detalles sobre nuestro inicio de curso reportado por Televisión Camagüey ://youtu.be/1cx4SFut0wI

Publicado por Universidad de Camagüey "Ignacio Agramonte Loynaz" en Viernes, 12 de febrero de 2021

Más, no quedaba opción. La salud es prioridad. De un día para otro llegaron lluvias de orientaciones: que si había que esperar para hacer la matrícula, luego sería en línea, que la Plataforma Virtual de Aprendizaje no implicará ningún consumo para los internautas que accedieran desde las redes WIFI y el Nauta Hogar, que había que unirse a los grupos escolares a través de WhatsApp, que serían primero unas asignaturas y después, otras…

Con el paso de los días cada vez fue más fácil, nacieron los amigos, los del aula, también de forma virtual, el ¡hola!, ¿cómo estás?, de quienes parecen conocerse de toda la vida porque al fin y al cabo eso de ser lejanos no está en la sangre de una persona nacida y criada en Cuba.

Llegó la fecha, el 1ro de febrero, las orientaciones de manera online, el ¡estudian y resuman!… Y así han pasado los días y ante las dudas siempre es bueno acudir a quienes pueden ayudarla, porque la Universidad también lleva esfuerzo, más ahora que tiene 18 años de edad, la adolescencia es prácticamente historia.

Ella no lo olvida y busca cumplir con sus orientaciones, a veces es común que diga ¡no entiendo! y claro está, no es lo mismo tener al profe de frente en la Facultad de Ciencias Económicas para preguntarle la duda pero hay que seguir y aprender lo más que se pueda, a fin de cuenta, estudiar en tiempos de epidemia lleva ser más fuerte de lo normal.

Sigue en pie, la graduación es su sueño, ese que la lleva recordar cuánto tiempo para preparase durante toda la vida para elegir una profesión, la de ella, licenciatura en Turismo, y escribiendo estas líneas, la veo sonriente mientras recibe el saludo de la compañera camagüeyana con la que comparte gustos musicales al estilo asiático: “¿Cómo te ha ido hoy? Estoy ansiosa por empezar el curso, pero presencial”.

Rosalie, nuevitera y estudiante por Curso Regular Diurno en la casa de altos estudios agramontina ha modificado los procesos y métodos de aprendizaje para no desperdiciar las oportunidades y hacer que cada minuto cuente a favor de sí y su futura profesión.