Oct, 2019.- Han pasado 60 años y aún están vivas en mi mente imágenes de aquel triste día, el 28 de octubre de 1959, cuando en el barrio salimos a la calle para ver qué pasaba al escuchar aviones y helicópteros que sobrevolaban a Nuevitas en busca de Camilo Cienfuegos. La noticia corrió rápido y todos queríamos ayudar; desde mi infancia me preguntaba por qué había desaparecido, hasta que mi abuelo materno me explicó y aseguró que se seguiría buscando por todos porque él era un hombre de pueblo.

Desde entonces me sentí inspirada por él. En la escuela primaria Ángel Gutiérrez, donde cursaba estudios, se convocó a un concurso de dibujo sobre los héroes y mártires de la Patria y claro que escogí al Hombre del Sombrero Alón, siempre me atrajo al conocer más detalladamente la Historia de Cuba y su vida de luchador por el bien de los demás.

Recuerdo que busqué botellas de diferentes colores para con ellas trituradas hacer el retrato de Camilo, su uniforme verde sobresalía y brillaba a la vista en el cuadro que hice con tanto respeto, porque a hombres como él se le honra con el actuar diario, la perseverancia de continuar su obra, a esa que se entregó con tanto amor por su pueblo y su país.

La jovialidad del Señor de la Vanguardia contagiaba a todos al igual que su humildad, sinceridad y laboriosidad, de ahí que tenga tantos seguidores, desde la lucha armada hasta estos días porque, Camilo, se multiplica en esta nación para seguir haciendo Historia.

Y retomo la letra de la canción que inspiró al cantautor cubano Carlos Puebla para decir:

Te canto, porque no es cierto / Que te hayas muerto, Camilo. / Te canto, porque estás vivo / Y no porque te hayas muerto

Porque estás vivo en el alma / Del pueblo de tu cariño / En la risa de los niños / Y en el verde de las palmas

Te canto, porque estás vivo, Camilo / Y no porque te hayas muerto

Porque vives, justiciero, / En el hierro bravo y fino / Del machete campesino, / Y del fusil del obrero

Porque vive tú presencia / En el pueblo que te estudia, / Porque estás vivo en la lucha / Y vivo en la independencia

Te canto, porque estás vivo, Camilo / Y no porque te hayas muerto

Porque estás vivo soldado / Por la patria siempre en vela / Porque estás vivo en la escuela, En la tierra y el arado

Vivo tu rostro de miel / en la estrella solitaria / Vivo en la reforma agraria / Y en el sueño de Fidel

Te canto, porque estás vivo, Camilo / Y no porque te hayas muerto

Vivo estará en la pelea / Tu brazo de guerrillero / Si por el patrio / sendero / Asoma una mala idea

Y después noble y tranquilo / Como en el momento aquél / Oirás de nuevo a Fidel / Preguntar ¿voy bien, Camilo?