Oct, 2021.- Si algo nos ha enseñado la pandemia de la COVID-19 es lo importante que resulta el lavado de las manos para evitar la propagación de la enfermedad, pero esta es una práctica de higiene personal que para nada surgió a causa del nuevo coronavirus.

Las manos son la principal herramienta de trabajo, con ellas realizamos un sinfín de actividades diarias permitiendo en no pocos casos que entren en contacto con gérmenes, bacterias y sustancias que pueden ser nocivas para la salud humana.

El 15 de octubre es la fecha dedicada por la Organización Mundial de la Salud para el Día Mundial del Lavado de Manos, un hábito que debe ser parte de la rutina diaria y a través del cual evitamos el contagio y la propagación de padecimientos.

Muy acorde a los momentos actuales, con la presencia aún latente del SARS-CoV-2, el lema de la campaña 2021 es Nuestro futuro está a la mano. Sigamos adelante juntos.

Lo pretendido para que ese gesto tan sencillo se convierta en universal a favor de un adecuado cuidado que marque la diferencia entre la vida y la muerte de una persona.

Tanto en casa como en centros de labor o estudio el lavado frecuente de las manos resulta un acto tan natural pero, a la vez, imprescindible para mantener la limpieza y la salud en tiempos en que la COVID-19 acecha.