Nuevitas, 29 jul.- Educar a niños y adolescentes es, por estos días de verano, todo un reto en medio del estrés provocado por la COVID-19 y la necesidad del aislamiento social, que impide a los más jóvenes de casa disfrutar de las habituales actividades de recreación en esta etapa estival.

La psicóloga Diana Fojo Manresa, jefa del Departamento de Salud Mental adscrito al policlínico Francisco Peña Peña de esta ciudad costera, destaca la necesidad de la prevención desde el hogar donde lo más importante es que exista percepción del riesgo y que cada persona sea capaz de transmitirla a los niños y adolescentes.

Es una enfermedad compleja con un alto grado de transmisibilidad y es necesario que cada familia le enseñe a sus hijos a protegerse con el cumplimiento estricto de las medidas para evitar la propagación del nuevo coronavirus y, además, que le dé el ejemplo en ese sentido, acotó.

La responsabilidad como padres nos impone perfeccionar los estilos educativos en medio de las difíciles situaciones impuestas por la pandemia, escuchar más, dedicarles tiempo y ser más cariñosos y receptivos, así lo aconseja la doctora Fojo Manresa.

No nacemos siendo padres ni existen manuales para serlo, sino que se aprende en el transcurso de los días y a través de los propios errores que se cometen.

En estos tiempos el reto es mayor, de ahí la invitación a buscar apoyo en el Departamento de Salud Mental acerca de cómo comunicarse con los hijos y los estilos educativos que pueden utilizar, comentó.

Proteger a niños y adolescentes de los peligros del SARS-CoV-2 es hoy un imperativo para todas las familias de Nuevitas ante el creciente reporte de casos positivos en edades pediátricas, objetivo que depende en gran medida de la atención educativa que demos en casa a nuestros hijos.