Nuevitas, 19 jul.- Abdala llega a los hombros de los abuelos del Hogar de Ancianos de Nuevitas como parte de la intervención sanitaria a los grupos vulnerables.

Aidé Adán Álvarez, directora del centro, comentó que cuentan con un universo de 81 longevos, de los cuales serán vacunados en esta etapa 79 de ellos debido a que uno padeció la enfermedad, criterio de exclusión para ser inmunizado con el medicamento, y el otro se encuentra fuera de la provincia de Camagüey.

Tenemos al personal calificado para este proceso, donde los adultos mayores con enfermedades crónicas están compensados, requisito indispensable para recibir el pinchazo esperanzador.

Asimismo, Adán Álvarez comentó la existencia de una sala en la que un médico geriatra los atiende en caso de alguna reacción adversa, aun cuando se espera no sea necesario porque a nivel nacional Abdala ha sido un éxito por su eficacia.

“Me siento muy agradecida porque la Revolución prioriza a los grupos más vulnerables y nos cuida y protege, sobre todo a los abuelos de estas instituciones de salud, donde se inició en el municipio la inmunización poblacional”, acotó.

Gerardo, uno de los beneficiados que tiene 70 años de edad, expresa su sentir: “Hemos logrado esta batalla con la llegada a nosotros de lo que consideramos es la salvación que ha puesto en nuestras manos el gobierno revolucionario a pesar del férreo bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos a la Isla y las grandes limitaciones que provoca, además de la pandemia”.

En tanto, María Elena reconoció el esfuerzo que se está haciendo a nivel nacional para contener la enfermedad, lo que requiere que todos se cuiden y respeten las normas establecidas para ello. Aquí nos protegen, nos cuidan y nos alimentan para que estemos bien a pesar de la situación epidemiológica.

La alegría y el agradecimiento de este grupo poblacional vulnerable, priorizado con el pinchazo de vida, se manifiesta en cada uno de los rostros que ni la mascarilla pudo ocultar.