May, 2021.- Niños y adolescentes de Nuevitas ven en el proyecto sociocultural Aires de Bahía su segunda casa y a través de las manifestaciones artísticas expresan los valores y las tradiciones culturales de la localidad.

Arnol Romero Simón, su gestor y director de la casa de cultura Gertrudis Gómez de Avellaneda, comenta que la agrupación defiende la danza y la música, así como algunas presentaciones relacionadas con el teatro, donde la primera es la que más fortaleza presenta en el grupo.

“Mi experiencia es fundamentalmente con la danza, no tengo dominio de la música como estudio pero es una manifestación que se relaciona con el baile por el ritmo y la afinación, elementos que me facilitan el trabajo para guiar a los niños que cantan”.

Cuenta, además, la intención de crear coros musicales dentro del proyecto, y que también guían a los infantes en la declamación de poesías, quienes se han presentado en algunos espectáculos.

La joven Jennifer García Sablón expresa que para ella “el arte es un pilar fundamental, mi vida porque es lo que me gusta y lo he hecho desde pequeña.

Aspiro a coger a una carrera en el Instituto Superior de Arte para incrementar mis conocimientos profesionales y graduarme como licenciada en la danza, e incluso pudiera incursionar en otra manifestación artística”, agregó.

Para García Sablón Aires de Bahía ha sido la escuela donde a pesar de ser aficionada ha ampliado sus conocimientos culturales como preparación para el futuro.

Por otra parte, Miguel Alejandro Hernández Silva confiesa “en el proyecto local me siento bien porque bailo, actúo, canto, de modo que me nutro de otras manifestaciones, asimismo, se nos inculcan valores y sentimientos, por lo que el profe Arnol ha sido una fuente de inspiración en el baile por su apoyo y consejos”.

En el panorama cultural, de este municipio al nordeste de Camagüey, destacan las habilidades danzarias de los 42 integrantes de Aires de Bahía que, por más de 10 años, regalan su arte al público nuevitero y un poquito más allá de la frontera municipal.