Abr, 2021.- Con el saludo mañanero y la interrogante de cómo estamos, me recibe cada día Evelyn Castillo Oria, estudiante de cuarto año de la Filial de Ciencias Médicas de Nuevitas, quien durante el mes de marzo se sumó a las labores de pesquisas en esta ciudad costera.

Pero más que una alumna tocando puertas de casa en casa, ella se ha convertido en parte de la familia del barrio.

Acerca de su experiencia en esta tarea de valientes en tiempos de la COVID-19 comenta que como el resto de sus compañeros sale a pesquisar a las personas para conocer si presentan padecimientos que puedan estar asociados a esta enfermedad o al dengue.

Para ello, se preocupan por la presencia de síntomas respiratorios, fiebre, falta de aire, e incluso diarrea, escalofrío y vómito, en fin, cualquier señal de malestar general.

En caso de que alguno de los pacientes presente algunas de estas patologías se hace el reporte al consultorio médico para que lo visiten y descarte si se trata del nuevo coronavirus.

Aunque es una tarea muy arriesgada en estos tiempos, la asume sin descuidar las medidas higiénico-sanitarias­, manteniendo el distanciamiento físico, el uso del nasobuco, así como el lavado de las manos.

El recorrido está trazado en las 54 casas que tiene asignadas en la calle Medrano de la ciudad de Nuevitas.

Asimismo, considera que la relación con los vecinos de la zona es muy agradable, donde todos la quieren mucho debido a que con anterioridad, a inicios de la enfermedad el pasado año, era la población que atendía.

"A mi regreso todos expresaban cuanto me habían extrañado", dijo con la satisfacción dibujada en sus ojos.

Otra cosa que considera positiva es que hasta el momento no ha detectado ningún caso sospechoso, ni casas en aislamiento.

Además de las pesquisas, Evelyn en las tardes debe dedicarse al estudio que en estos momentos es mediante la modalidad a distancia.

"Desde Camagüey nos envían carpetas de estudio a las que podemos acceder en el policlínico o el hospital de la localidad, además, mantenemos el vínculo con profesores y compañeros de estudio con los que me comunico a través los grupos de WhatsApp", agregó.

Sin dudas, Evelyn, como muchos otros jóvenes, protagoniza una noble tarea desde hace varias semanas, una misión que evidencia su compromiso con la salud del pueblo.