Nuevitas, 17 ago.- Con el establecimiento de una red de monitoreo como parte de la tarea 3 del Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático, que alude a la conservación, mantenimiento y recuperación integral de las playas arenosas del archipiélago cubano, se ha logrado conocer las variables morfológicas de estos sitios en Santa Lucía y cayo Sabinal, pertenecientes a Nuevitas.

Igualmente, en la mira del Centro de Investigaciones del Medio Ambiente de Camagüey (CIMAC) ha estado la rehabilitación de 360 metros de frente de playa del hotel Planta Real, ubicado en el principal polo turístico de la provincia, de acuerdo con el perfil oficial de la institución en la red social Facebook.

La máster en Ciencias Isis Hernández Sosa, jefa del Departamento de Biodiversidad del CIMAC, manifestó que han podido evaluar el comportamiento de los procesos erosivos, sobre todo ante el paso de eventos meteorológicos extremos, también en otras zonas del territorio agramontino como cayos Cruz y Romano y las playas interiores de Piloto, Guanaja y Florida.

En la publicación, asimismo, se pudo conocer que las acciones lideradas por el centro incluyen el incremento del conocimiento científico, la identificación de los principales problemas y sus posibles soluciones, así como la conciliación con los organismos para la ejecución de los planes.

VULNERABILIDADES DE ESPECIES EN ECOSISTEMAS MARINO-COSTEROS

También dentro de las investigaciones destaca el proyecto Adaptación a los efectos del cambio climático en los ecosistemas marino-costeros del norte de la provincia de Camagüey, que abarca 19 playas y los escenarios cayos Sabinal, Cruz y Romano, y Santa Lucía.

El equipo del CIMAC evalúa las vulnerabilidades de varias especies que incluyen una selección de plantas terrestres y marinas, manglares, lagartos diurnos, moluscos terrestres, aves acuáticas y peces, según otra publicación.

Se identificarán las altamente vulnerables, a las cuales estarán dirigidas las medidas de adaptaciones fundamentales, al igual que las potencialmente adaptables y persistentes, y con alto riesgo latente, informó el máster en Ciencias Omilcar Barrio Valdés.

El estudio prevé la elaboración de los modelos de distribución potencial de las especies y el diseño de planes de adaptación con medidas de protección jurídica o conservación.

Este proyecto ha sido un reto porque su mirada es hacia el futuro, y ha requerido que los investigadores se empoderen de los abordajes científicos sobre tales impactos en la biodiversidad a nivel internacional para contextualizarlos en esta Isla, refirió la máster en Ciencias Nereyda Junco Garzón, coordinadora, y directora del centro.

Son referentes los resultados del macroproyecto Escenarios de peligros y vulnerabilidad de la zona costera cubana, asociados al ascenso del nivel medio del mar para los años 2050 y 2100 y se ha trabajado en el refinamiento del marco conceptual y metodológico que sustente el sistema de indicadores.

El equipo de trabajo consideró pertinente identificar aquellos atributos relevantes del ecosistema y de sus componentes que permitan evaluar la vulnerabilidad ante el cambio climático, y otros aspectos que facilitan el análisis del contexto, agregó el CIMAC en Facebook.

Actualmente el sistema se encuentra en la etapa de elaboración, contiene indicadores de presión, impacto, estado y respuesta ante los efectos ambientales.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar