Abr, 2020.- El Palacio de la Revolución en La Habana deviene cuartel general para trazar acciones y medidas destinadas al enfrentamiento al coronavirus SARS CoV-2 cuando en Cuba están decretados 25 eventos de transmisión local, la mayoría de los cuales se encuentran en cuarentena.

El presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, cada tarde, de lunes a domingo, analizan el compartimiento de la epidemia con la participación de todos los organismos del Estado y organizaciones de masas y políticas, entre otros.

El ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, actualiza, en los encuentros, caso por caso, la situación epidemiológica de la mayor de las Antillas. Se registran las mayores incidencias en el municipio especial de Isla de la Juventud y las provincias de Ciego de Ávila, La Habana, Villa Clara, Sancti Spíritus, Matanzas y Holguín.

El doctor Francisco Durán, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), informó en la habitual conferencia de prensa que dos mil 734 pacientes están ingresados en los centros asistenciales del país para la vigilancia y otros siete mil 373 permanecen en sus hogares para su seguimiento desde la Atención Primaria de Salud.

En Cuba se han efectuado más de 23 mil 317 pruebas diagnóstico para confirmar la presencia o no del coronavirus SARS-ConV-2.

Se insiste en la necesidad de elevar aún más la participación ciudadana en el enfrentamiento a la epidemia. Se destaca igualmente la importancia de la autorresponsabilidad­. En los últimos días más del 47 % de los pacientes confirmados son asintomáticos, por lo cual es imprescindible prestar mayor atención al aislamiento social y extremar las medidas higiénicas.

El mandatario cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez resaltó el esfuerzo que se despliega ante el actual escenario impuesto por el nuevo coronavirus y en especial el desempeño «de las instituciones de Salud, que tienen requerimientos muy técnicos, muy específicos, muy propios de la actividad».

En medio del recrudecimiento del bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por Estados Unidos a Cuba, con más de 60 años de existencia, la isla no se detiene y invierte todos los recursos y utiliza los tratamientos necesarios para salvar la vidas y evitar el contagio masivo.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba denunció el ataque inmoral y persistente contra el esfuerzo cubano de brindar solidaridad a aquellos países que han solicitado cooperación para enfrentar la COVID-19.

«En vez de dedicarse a promover la cooperación y estimular una respuesta conjunta, altos funcionarios del Departamento de Estado de ese país dedican su tiempo a emitir declaraciones de amenaza contra aquellos gobiernos que, ante el drama de la pandemia, optan soberanamente por solicitar ayuda a Cuba».

En una nota publicada este viernes en Prensa Latina, la académica británica Helen Yaffe, especialista en temas latinoamericanos de la Universidad de Glasgow, aseguró que «para vencer la pandemia de la COVID-19 se necesita la acción del Estado, y la respuesta de Cuba ilustra esa posibilidad».