Nuevitas, 16 sep.- En unidades de Salud de Nuevitas está previsto el uso del HeberFERON, fármaco producido en Cuba para el tratamiento de las personas aquejadas con cáncer de piel basocelular.

Se pretende llegar a los pacientes aquejados entre lo que resta del presente año y el 2020, como parte de la estrategia para ampliar su utilización en el nivel primario del sector en la provincia camagüeyana, de acuerdo con información de la Agencia Cubana de Noticias (ACN) publicada en el sitio web del periódico Adelante.

El medicamento lleva dos años de aplicación en los principales centros hospitalarios de la ciudad de Camagüey, y resultó el policlínico Sur del municipio de Florida el primero en integrarse al Programa Nacional de Extensión del producto, comentó al medio de comunicación Mérida Jiménez Lamas, su coordinadora en el territorio.

Hasta centros asistenciales de Guáimaro y otros dos emplazados en la Ciudad de los Tinajones se extenderá la utilización del HeberFERON en igual período que Nuevitas, subrayó la especialista en Dermatología.

Con el fármaco, único de su tipo para el enfrentamiento del carcinoma basocelular (CBC), el tumor cutáneo más frecuente en el mundo, se beneficiaron en los últimos dos años poco más de 150 camagüeyanos, 86 de ellos con respuesta completa al tratamiento, indica la información de la ACN.

En 2018 la provincia fue la segunda en registrar el mejor resultado de ese indicador, pues más de 40 pacientes mantuvieron la desaparición total de las lesiones, tras la evaluación que se efectúa a las 16 semanas de emplearse el HeberFERON.

Desde enero último y hasta la fecha suman algo más de 60 los enfermos favorecidos con el producto en los hospitales Oncológico Marie Curie y Clínico Quirúrgico Amalia Simoni, aunque el servicio se brinda igualmente en el Hospital Universitario Manuel Ascunce Domenech.
La alternativa terapéutica, desarrollada en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de La Habana, retarda el crecimiento tumoral y disminuye o elimina los CBC de cualquier subtipo, tamaño y localización.

Como otras de sus bondades sobresalen el alargamiento de la respuesta al tratamiento al menos hasta cinco años, y la reducción de la frecuencia de aparición de nuevas lesiones y de la realización de cirugías en localizaciones complejas, concluye la publicación.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar