Beijing, 13 sep.- El fabricante chino de teléfonos inteligentes Xiaomi bloqueó temporalmente algunos móviles en países como Cuba, Sudán y Siria para evitar e investigar el posible contrabando de sus equipos, informó hoy la prensa local.

Según el diario Global Times, un portavoz de la empresa le explicó que con esa medida buscaba prevenir daños a la 'seguridad de la información y los derechos de los consumidores', pero no se dirigía a 'ningún mercado en específico'.

'La investigación arrojó resultados significativos y los dispositivos afectados pueden desbloquearse ahora', añadió el representante de la compañía, creada en 2010 y con un crecimiento exponencial dentro y fuera de China durante los últimos meses.

Días atrás generó preocupación el bloqueo de los smartphones de Xiaomi en manos de muchos propietarios que residen en naciones como Cuba, Irán, Siria, la República Popular Democrática de Corea, Sudán y la república autónoma rusa de Crimea.

La firma china no tiene presencia oficial en ninguno de ellos e incluso algunos medios de prensa vincularon el suceso con la extraterritorialidad de las sanciones de Estados Unidos impuestas sobre esos territorios.

Xiaomi nació en Beijing al mando del emprendedor Lei Jun y con la premisa de ofertar tecnología de punta, calidad más precio accesible a la mayoría de los bolsillos.

Ofrece celulares de baja, mediana y alta gama e incluye numerosos modelos con destaque de los MI, Redmi y Note.

Su continua evolución la ubicó al frente del mercado doméstico y este año la llevó a suplantar —por primera vez y en términos de venta— a la estadounidense Apple del segundo puesto del planeta entre los principales de fabricantes de teléfonos inteligentes.

El fundador Lei aseguró recientemente que la meta ahora es colocarse a la cabeza del ranking mundial del sector e incursionar en otras ramas de la tecnología.

De hecho, el mes pasado se supo que compró por más de 77 millones de dólares la empresa china DeepMotion, especializada en la construcción de vehículos autónomos.