Lima, 7 mar.- El director del Instituto Finlay de Cuba, Vicente Vérez, estimó que las vacunas desarrollados por su país contra la COVID-19 estarán disponibles para el mundo posiblemente en agosto próximo.

En una entrevista con el destacado periodista peruano Nicolás Lúcar, transmitida por la estación de radio y televisión Exitosa, Vérez explicó el proceso de desarrollo del fármaco más avanzado, (Soberana 02) y las proyecciones de su comercialización internacional.

Ante una pregunta, dijo que la proyección masiva está prevista aproximadamente para julio, y anotó que también la Soberana 01, que avanza rápidamente a la fase III, en agosto podrá estar disponible comercialmente.

Destacó que el centro de investigación y producción de vacunas que dirige prevé que la protección contra el virus cubra también a las variantes que han surgido en diversos países, con la alta inmunización alcanzada o con la aplicación de las dos dosis de la Soberana 02 más una de la Soberana Plus.

Sobre la Soberana 02, explicó que los estudios comenzaron hace nueve meses con el objetivo de combinar el conocimiento que existía en el mundo con las plataformas tecnológicas que tiene el Instituto Finlay en el desarrollo de vacunas precedentes, teniendo en cuenta la urgencia del objetivo buscado.

Entre las llamadas vacunas conjugadas, desarrolladas fundamentalmente para la infancia hace varios años por el centro, mencionó las que se aplican contra la meningitis, la influenza tipo B y el neumococo.

Según explicó, esos vacunas han demostrado ser muy seguras e inclusive han sido diseñadas para niños, y tienen un impacto muy grande en el incremento de la capacidad de respuesta exitosa del sistema inmune.

Añadió que el Centro de Inmunologia Molecular del Instituto obtuvo por biotecnología el antígeno viral, llamado 'la llave del virus' porque abre la cerradura de la célula humana para penetrarla, y se aplicó a la tecnología de vacunas conjugadas desarrolladas y a partir de allí se obtuvo un prototipo de vacuna.

Con el prototipo, prosiguió Vérez, 'logramos despertar una respuesta inmune muy potente contra la sustancia del virus, que está diseñada para tratar de evitar que el SARS-CoV-2 penetre en la célula.

Inicialmente, el producto tuvo un desarrollo farmacéutico, una prueba en animales para verificar la respuesta inmune esperada y cuan seguro y no tóxico era.

Posteriormente, en la fase II, se probó sucesivamente con 40, con cien y con dos mil 800 voluntarios, comprobándose que es muy segura y con la respuesta inmune buscada.

Con ello la vacuna pasó a la fase III, al llamado estudio de eficacia en la protección a la persona contra la enfermedad, con 44 mil sujetos divididos en tres grupos que reciben uno de ellos solo un placebo, otro dos dosis de Soberana 02 y el tercero dos dosis de Soberana más una de Soberana Plus.

'Vamos a comparar y a comprobar cuan diferente es la eficacia', sobre la cual no puede adelantarse un porcentaje, aunque hasta ahora ha sido de 84 por ciento aproximadamente, informó el científico.

Vérez estima que la fase III tomará tres meses y se prevé también otros ensayos de eficacia, tanto en Cuba como en el exterior y cuando termine el primero habrá una mayor definición.

Consultado sobre el precio que tendrá la vacuna, recordó que ese tema no se maneja en el mundo públicamente pero que, teniendo en cuenta el espíritu de Cuba, los precios 'serán competitivos y no abusivos'.

Dependerán también de factores como el momento o lo adelantado de la negociación, pero de cualquier manera 'siempre serían competitivos respecto a los mejores precios que Perú pueda tener' de otros proveedores.