Nueva York, 16 ene.- Una enérgica condena a la inclusión de Cuba, por parte de Estados Unidos, en la lista unilateral de Estados patrocinadores del terrorismo, expresó este viernes el Buró de Coordinación del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal), mediante un comunicado en el que rechaza la politización de la lucha contra ese flagelo.

«Esa politización va en detrimento de los esfuerzos internacionales en la lucha contra el terrorismo, incluso, mediante la preparación unilateral de listas en las que se acusa a los Estados y a sus instituciones constitucionales de apoyar presuntamente el terrorismo», advirtió el Mnoal al refutar la inconsistente acusación a Cuba.

Según Cubaminrex, el Mnoal reiteró su posición contra el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, «dondequiera que se cometan, por quienquiera, contra quienquiera que se cometan, incluidos aquellos en los que los Estados están directa o indirectamente involucrados», y espera que la nueva administración de EE. UU. tome las acciones necesarias para revertir estos pasos infundados con respecto a Cuba y avance hacia la normalización de las relaciones».

El Grupo de Puebla, una organización iberoamericana y del Caribe, que cuenta con más de 50 líderes de 17 países, calificó ese pasó de «infundado» y violatorio del Derecho Internacional.

Prensa Latina dio cuenta del agradecimiento del canciller cubano, Bruno Rodríguez, al Grupo de Puebla, el cual llamó al presidente electo, Joe Biden, «a dar pie atrás a la medida unilateral, que viola los principios del Derecho Internacional y de las Naciones Unidas, y que va en dirección contraria a la idea de un mundo integrado y multilateral que pueda responder favorablemente a este tipo de políticas inhumanas», e instó a las naciones de Latinoamérica y del mundo a restablecer los puentes de comunicación con el Gobierno de Cuba.

El embajador cubano en la ONU, Pedro Luis Pedroso, denunció que al Gobierno de EE. UU. lo anima el oportunismo y la frustración ante el fracaso de su política, y recordó que aún se niega a reconocer el ataque a la legación de su país en Washington.