Nueva Delhi, 27 jul.- El Día de la Rebeldía Nacional de Cuba es un recordatorio de que el capital social generado por el Estado importa, señaló un artículo publicado hoy en el periódico The Wire, de la India.

El 26 de julio de 1953, Fidel Castro lanzó el ataque que marcó el inicio de la Revolución cubana, y en 1961 -dos años después del triunfo revolucionario- Cuba inició una campaña para reducir el analfabetismo, comprometiéndose a enseñar a leer y escribir a todos los ciudadanos, reflejó el diario.

La educación, entre otras facilidades de bienestar, es uno de los compromisos vitales del Estado con la sociedad cubana, apuntó.

Se tienen en cuenta los contextos sociales de los estudiantes y se reconoce el hecho de que la vida fuera de la escuela es un poderoso moldeador del comportamiento individual, agregó.

Los estudiantes cubanos, que tienen vivienda y atención sanitaria, entre otras facilidades, no se ven obligados a encontrar trabajo y permanecer fuera de la escuela. Esto amplía su rendimiento escolar, lo que resulta en una marca social que favorece el aprendizaje superior.

The Wire destacó además que lo que hace que el modelo cubano de formación y práctica docente sea excepcional es una inversión a largo plazo en la calidad de la educación, desde el comienzo de la enseñanza escolar, lo que da la ventaja de la calidad de sus maestros.

Señaló que se hace hincapié en la tutoría y supervisión continuas de los docentes recién incorporados a las escuelas por parte de los maestros superiores, y el uso de pedagogías basadas en la investigación y la teoría educativas que fomentan la colaboración de los estudiantes.

Dos de las principales razones del éxito de Cuba -indicó The Wire- es su ventaja de la reducción de la desigualdad de ingresos entre la población y la dispensación de una educación de alta calidad en todas las escuelas públicas.