Camagüey, 12 oct.- En tiempos marcados por las limitaciones de recursos se imponen mayor control, disciplina y conciencia, para hacer una zafra azucarera eficiente, premisas que deben prevalecer desde la arrancada de los centrales hasta el último día de molienda.

Así reflexionó en Camagüey José Ramón Monteagudo Ruiz, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y jefe de su departamento Agroalimentario, durante un análisis de los preparativos para la próxima campaña en los ingenios Batalla de las Guásimas y Panamá, ambos del municipio de Vertientes.

Llamó a buscar soluciones con prontitud a los problemas que se presenten y a que los trabajos de reparaciones se realicen con calidad, factor que deberá guiar todos los procesos una vez dado el pitazo inicial.

El dirigente político exhortó a preparar a las estructuras de dirección que guían la zafra y a los trabajadores, y a cumplir la planificación de la contienda, aspecto que se descuida por cuestiones objetivas y también de carácter organizativo.

Participó también en los intercambios el viceprimer ministro Jorge Luis Tapia Fonseca, quien explicó que los ejercicios que dan el listo a los ingenios se efectuarán con el máximo de rigor en cada una de las áreas, y si no se certifica no arrancará, con el fin de evitar las constantes roturas y paralizaciones.

Agregó que en todos los colectivos, tanto del campo como de la industria, se insistirá en la disciplina tecnológica y laboral, en la actitud frente al trabajo, pues ante las complejidades contemporáneas hay que desterrar todo indicio de indolencia e ineficiencia.

El Batalla de las Guásimas, mayor aportador de azúcar en la provincia, hace varios años que no materializa sus compromisos, y Tapia Fonseca conoció avances y dilaciones de las reparaciones en cada una de las áreas, y ante las limitaciones llamó a encontrar soluciones propias, que son posibles con la integración de organismos y entidades.

Este coloso debe mover molinos el 10 de enero del venidero año, y con vistas a ello se chequearon además el resto de los componentes que conforman el sistema agroindustrial, como el estado de las maquinarias, los caminos, la transportación ferroviaria y automotor.

Similar estrategia de análisis se siguió en el Panamá, con fecha de comienzo de molienda el 2 de diciembre, y posibilidades de adelantarse, pues en estos momentos el mayor contratiempo es el abasto de agua a la industria, a lo cual se le busca una respuesta.

En tanto, José Antonio Pérez Pérez, secretario general del Sindicato de Trabajadores Azucareros en el país dijo que en los próximos días se llevará a cabo un proceso político con todos los afiliados para evaluar los aseguramientos y garantizar, desde el principio, el éxito de la campaña, para lo cual es decisivo el cumplimiento de la tarea diaria.

Además del análisis de los preparativos de zafra en los centrales del municipio de Vertientes, se valoró la situación actual de la ganadería, con el objetivo de disminuir el atraso productivo respecto al plan de leche y carne, debido a diversas causas que incluyen falta de control y seguimiento a la base.

Acompañaron a José Ramón Monteagudo Ruiz, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y jefe de su departamento Agroalimentario, y Jorge Luis Tapia Fonseca, viceprimer ministro, las máximas autoridades del Consejo de Defensa en Camagüey, y otros directivos de la nación involucrados en los sectores examinados.