La Habana, 27 dic.- El Ballet Nacional de Cuba (BNC) cierra hoy sus presentaciones en 2020 con un programa de obras clásicas y contemporáneas de popularidad mundial.

La compañía, dirigida por la primera bailarina Viengsay Valdés, interpretará el segundo acto de El lago de los cisnes, en versión coreográfica de Alicia Alonso sobre la original de Lev Ivánov y música de Piotr Ilich Chaikovski.

El Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso acoge el último de los espectáculos de este año, durante el cual el público podrá apreciar también el Adagio de la Rosa y el pas de deux El pájaro azul, ambos del ballet La bella durmiente del bosque.

Además, el BNC probará destrezas en Celeste, coreografía contemporánea de la belga-colombiana Annabelle López Ochoa y cerrará el programa con el pas de deux y la coda de Tema y variaciones, creado por el ruso George Balanchine en 1940 para la prima ballerina assoluta cubana, Alicia Alonso.

Desde su estreno, esta obra –con música de Chaikovski- comenzó a enriquecer el repertorio de las más famosas compañías del mundo.

El estilo balanchiniano exige de los intérpretes un gran virtuosismo técnico y depurada sensibilidad artística.

Los roles protagónicos de las piezas estarán a cargo de Anette Delgado, Sadaise Arencibia, Grettel Morejón, Claudia García, Dani Hernández, Rafael Quenedit y Adrián Sánchez, secundados por el cuerpo de baile de la compañía.