La Habana, 26 sep.- El titular del Ministerio de Salud Pública de Cuba, José Ángel Portal Miranda informó este sábado que ya pasan de ocho millones los cubanos que han recibido al menos una primera dosis de vacuna contra la COVID-19.

El dato fue ofrecido desde el Palacio de la Revolución, en la reunión del Grupo de Trabajo Temporal del Gobierno para el enfrentamiento al nuevo coronavirus, encabezado por el primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, y el primer ministro, Manuel Marrero Cruz.

Tomando como punto de partida la información recogida hasta este 23 de septiembre, el ministro detalló que recibieron la primera dosis del inmunógeno, ocho millones 813 mil 982 personas, cifra que representa el 78,8% de la población total estimada a vacunar, y quienes llegaron a la segunda son el 54,2 %; en tanto, los que tienen la tercera dosis son el 43,5 %.

Recordó que estos números cambian de un día para otro, siempre creciendo, porque el proceso de vacunación en el país es tarea de primer orden pues de su avance depende que la mayor isla de las Antillas pueda seguir quitándole terreno a una epidemia que constituye un desafío sin precedentes para el ser humano.

Portal Miranda enunció, además, que en los últimos 15 días, en Cuba fueron diagnosticados 118 mil 121 casos positivos al nuevo coronavirus, para una tasa de incidencia de la enfermedad de 1 056 por cada cien mil habitantes.

En tal sentido, apuntó que las provincias que mantienen el indicador más elevado son Pinar del Río, Sancti Spíritus, Camagüey, Artemisa, La Tunas, Mayabeque, y Villa Clara.

“La nación acumula siete mil 163 fallecidos por causa de la COVID-19, lo cual representa una letalidad de 0,85 %”, añadió.

A través de videoconferencia, y como es habitual, la dirección del país sostuvo intercambio con las autoridades de todas las provincias y del municipio especial Isla de la Juventud, para actualizar —además del panorama epidemiológico— en qué estado se encuentra la disponibilidad del oxígeno en cada territorio, así como la situación electroenergética.