Moscú, 20 sep.- La Sociedad Rusa de Amistad con Cuba (SRAC) informó hoy que hasta el 15 de septiembre recaudaron un millón 406 mil 150 rublos (alrededor de 19 mil 300 dólares) para adquirir ayuda humanitaria destinada a la isla.

Este es el cierre de la primera etapa de la campaña, pero la movilización continúa en todo el país, según el presidente de la SRAC, Alexei Lavrov, y el director de la organización no comercial Misión Humanitaria Rusa, Serguéi Shevchuk, coordinadores de la convocatoria.

Desde el 30 de julio, cuando se publicó el llamado, participaron en la acción 233 ciudadanos de 24 entidades constituyentes del país, indicó el comunicado de la Sociedad rusa.

También reportó que un grupo de personas jurídicas confirmaron su disposición de transferir al fondo, de manera gratuita, alimentos y bienes de primera necesidad valorados en más de 350 mil rublos (alrededor de cuatro mil 800 dólares) para su envío a Cuba.

De tal forma, la primera etapa de la campaña cerró con 1,7 millones de rublos (unos 23 mil 280 dólares) para el suministro de ayuda humanitaria a Cuba.

La nota agregó que Misión Humanitaria Rusa ya comenzó a comprar artículos de primera necesidad y a organizar su entrega a la nación, a la vez que continúa la recaudación de fondos para la isla por parte de los amigos de la nación caribeña en todo el país.

El pasado 29 de julio, en videoconferencia nacional, el presidente de la SRAC anunció el plan organizado por esa agrupación para enviar ayuda solidaria a la isla, ante las dificultades que enfrenta.

Junto al embajador cubano en Rusia, Julio Garmendía, Lavrov subrayó la importancia de realizar el máximo esfuerzo posible en la movilización.

Manifestó que a la convocatoria pueden unirse otras organizaciones que deseen apoyar a su pueblo con medicamentos prioritarios y otros materiales gastables necesarios en el enfrentamiento de la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de COVID-19.

En el intercambio a través de internet, el jefe de la misión cubana en Moscú agradeció los pronunciamientos y múltiples manifestaciones de apoyo provenientes del pueblo, de instituciones y del Gobierno de Rusia.

Garmendía subrayó su papel protagónico en la solidaridad con la Revolución cubana, la denuncia del recrudecimiento del bloqueo estadounidense y el rechazo a la campaña de descrédito contra la nación antillana.