La Habana, 20 jul.- Ninguna estructura estatal debe estar ajena a los problemas del barrio en Cuba, aseguró el presidente Miguel Díaz-Canel, al tiempo que llamó a la coordinación de esfuerzos para la unidad y prosperidad del país.

Durante un encuentro del grupo de Gobierno para el control de la COVID-19, el jefe de Estado convocó a potenciar la economía y aprovechar más los espacios de debate y participación popular.

'La Revolución siempre ha fundado y Cuba seguirá fundando; para eso hay que potenciar la economía constantemente, enfocarnos hacia la prosperidad, desarrollar con mayor eficiencia y amplitud los programas sociales, la educación, la ciencia, la salud y deporte', dijo.

Es necesario, agregó, concretar vías para proteger a los más vulnerables y fomentar una cultura de verdadera calidad en la atención y todos los servicios.

'Las organizaciones de masas más los elementos de Gobierno a nivel municipal nos deben llevar a poder lograr planes de acción integrales en los barrios', agregó.

El mandatario reconoció en ese sentido el aporte del sector no estatal durante la pandemia con donaciones y prestaciones de servicios gratuitos para reforzar el combate a la COVID-19.

En el análisis, el ministro de Salud Pública cubano, José Ángel Portal, informó que tras un minucioso estudio, las embarazas en el segundo y tercer trimestre de gestación y las féminas que lactan comenzarán a vacunarse con el inyectable de producción nacional Abdala.

Como parte del proceso de intervención poblacional se han aplicado ocho millones 225 mil 205 dosis contra la COVID-19, precisó el titular.

El 23,7 de la población prevista en ese estudio, que se desarrolla con Abdala y el candidato propio Soberana 02, completó el esquema de tres dosis, puntualizó Portal.