La Habana, 12 jul.- El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, afirmó hoy que su país salva vidas de la COVID-19, incluso en medio del actual rebrote de la enfermedad.

Rechaza presidente de Cuba cerco mediático contra la unidad nacional

El mandatario señaló en comparecencia televisiva que la nación caribeña tiene un índice de mortalidad de 0,64, frente al 2,16 de letalidad que muestran las estadísticas internacionales, lo cual es resultado del esfuerzo denodado de los trabajadores sanitarios y los científicos.

Añadió que, aun cuando la incidencia de la enfermedad se incrementa en el país en los últimos días, la cantidad de personas que llegan a los estadios graves y críticos de la dolencia es inferior a las cifras a nivel mundial.

A ello se suma que las dos terceras partes de los pacientes que llegan a las unidades de cuidados intensivos logran salvarse.

El jefe de Estado destacó la labor de todo el personal de salud que logró retrasar el pico pandémico en Cuba por más de un año.

Reconoció que el actual panorama es complejo, pues el país tiene los reportes más altos de contagios y fallecidos, pero llamó a no desalentarse y contribuir a que la campaña de vacunación sea efectiva, a partir de la responsabilidad de las personas en el autocuidado.

La isla antillana desarrolló cinco candidatos vacunales contra la COVID-19, de los cuales uno, Abdala, ya fue aprobado para su uso de emergencia, con una eficacia demostrada del 92,28 por ciento.