Kiev, 24 jun.- La embajadora cubana en Ucrania, Natacha Díaz, destacó hoy que cada año se hace más fuerte el apoyo a la isla caribeña en el mundo, a pesar de las grandes presiones de Estados Unidos.

Sobre el respaldo mayoritario de la comunidad internacional a la resolución contra el bloqueo aprobada la víspera en la Asamblea General de las Naciones Unidas, la diplomática resaltó las numerosas intervenciones destacando la actitud solidaria de Cuba ante la crisis sanitaria provocada por la Covid-19.

Señaló que en contraposición, EEUU incrementó la agresividad de su política contra el pueblo cubano y otros Estados que mantienen o intentar establecer relaciones económicas, comerciales y financieras con la nación antillana.

Díaz comentó que las razones expuestas por el representante de la delegación de Washington ante la Asamblea General no fueron convincentes y con una 'alta dosis de mentiras, cuando el mundo entero conoce que la realidad es totalmente opuesta', subrayó.

'El discurso de EEUU careció de argumentos. Quedaron totalmente descolocados', apuntó la jefa de la diplomacia cubana en Ucrania.

Expresó que las verdades sobre el impacto de las medidas coercitivas unilaterales hacia la isla se pudieron escuchar en las intervenciones del resto de los países, los cuales expusieron y calificaron la crueldad del bloqueo impuesto a Cuba.

'Excelente fue el discurso de nuestro canciller (Bruno Rodríguez). En mi opinión, puede ser utilizado para un juicio en un tribunal internacional donde se pueda juzgar a Estados Unidos de genocidio, concluyó.

Este miércoles, 184 estados miembros de ONU votaron a favor del levantamiento del cerco norteamericano contra la isla caribeña, en tanto Ucrania, Colombia y Brasil se abstuvieron y solo dos apoyaron el mantenimiento de ese mecanismo: Estados Unidos e Israel.

Ante la Asamblea General, 49 oradores alzaron su voz contra el bloqueo norteamericano, seis de ellos representando a grupos de países.

La Comunidad del Caribe, el Grupo de los 77 más China, el Movimiento de Países No Alineados y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático fueron algunas de las organizaciones internacionales que rechazaron las medidas de Washington.