La Habana, 13 abr.- El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, insistió en incrementar el rigor y cumplir los protocolos dispuestos para enfrentar la pandemia de COVID-19, tras analizar las deficiencias en el control de la enfermedad.

Durante una reunión del grupo gubernamental para el manejo de la emergencia sanitaria, autoridades de salud presentaron un diagnóstico de las problemáticas identificadas en el enfrentamiento contra el coronavirus SARS-CoV-2 en las provincias de Pinar del Río, La Habana, Mayabeque y Matanzas, todas en el occidente del país.

Según un reporte de la televisión nacional, algunas dificultades son la baja percepción de riesgo por parte de la población, errores en el control epidemiológico, ingreso tardío de positivos a la COVID-19 y sus contactos, además de violaciones de protocolos en los hospitales.

En ese contexto, el presidente enfatizó en realizar una evaluación rigurosa con aquellos que incumplan lo establecido y concentrar los esfuerzos en los territorios con mayores tasas de incidencia.

De manera particular hubo una revisión de la situación en esta capital, con las máximas autoridades de la provincia y sus 15 municipios, quienes reconocieron los problemas en el control de la enfermedad en las comunidades.

Al respecto, el primer ministro Manuel Marrero abogó por mayor disciplina, exigencia y aplicar el rigor con los irresponsables en el cumplimiento de las medidas.

Cuba vive su tercer rebrote de la COVID-19 y en esta jornada reportó 854 nuevos pacientes con la enfermedad; de ellos, 424 en La Habana.