La Habana, 3 abr.- Una brigada médica del contingente internacional Henry Reeve, con 105 colaboradores, regresó a Cuba después de contribuir en el enfrentamiento a la pandemia de la COVID-19 en Panamá.

Según informó el Ministerio de Salud Pública, durante su permanencia en la nación istmeña, a partir de diciembre último, laboraron en siete hospitales de la capital y dos de las provincias de Chiriquí y Panamá Oeste.

En casi cuatro meses de trabajo, los profesionales realizaron 41 mil 945 atenciones médicas, 55 mil 412 procederes y salvaron mil 393 vidas.

La brigada del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve constaba de 230 cooperantes; el resto del personal continúa ofreciendo sus servicios en esa nación.

Hasta el momento, más de 55 brigadas apoyaron los esfuerzos de unos 40 países y territorios de cara a la emergencia sanitaria.

Por su apoyo al sector, en particular en el contexto de la pandemia, el Contingente de profesionales cubanos recibió propuestas desde diversos países al Premio Nobel de la Paz 2021.