Primer ministro de Cuba, Manuel Marrero.La Habana, 3 mar.- El primer ministro de Cuba, Manuel Marrero, afirmó que el 2020 y el inicio del 2021 han sido muy difíciles por las afectaciones de la pandemia de la Covid-19 y la crisis económica mundial.

También lo son, agregó, por la agudización del bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno de Estados Unidos, que durante la administración de Donald Trump adoptó más de 240 medidas contra la isla.

Marrero presidió un encuentro con directivos y trabajadores del Ministerio de Economía y Planificación (MEP) para evaluar las proyecciones de trabajo del organismo en el actual año.

En su intervención resaltó que el 2021 tiene que ser un año para desarrollarnos, buscar soluciones a los problemas y dar pasos concretos para elevar la calidad de vida de la población.

Al referirse a los acontecimiento del 2020 señaló conveniente sacar las experiencias económicas, pues la estrategia del enemigo en contra de la isla no cesará, por lo que llamó a aprovechar de forma más efectiva las nuevas tecnologías de la comunicación y la información en defensa de la Revolución.

En relación con el panorama económico nacional e internacional, subrayó que está marcado por la continuidad de la contracción en el turismo internacional y de las exportaciones de otros servicios, una situación que no se resolverá de un día para otro, por lo cual el país está obligado a desarrollar otras ramas, significó.

El jefe del gobierno cubano evaluó al detalle los principales desafíos del acontecer económico nacional, como el ordenamiento monetario, la producción de alimentos, las exportaciones, la sustitución de importaciones, la descentralización y los encadenamientos productivos.

Durante el encuentro el viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil, afirmó que 2021 será para Cuba un punto de inflexión de la economía por la implementación del ordenamiento monetario y el fortalecimiento de la empresa estatal socialista.

Además, agregó, por el perfeccionamiento del trabajo por cuenta propia (privado) y otras formas de gestión no estatal.

Marrero presentó las prioridades de esa cartera, entre ellas, perfeccionar el sistema de control y conducción de la economía; contribuir a la diversificación de las exportaciones; los ingresos y el equilibrio financiero del país, y alcanzar una gestión eficiente del proceso inversionista.

En su intervención puntualizó que en 2021 'no renunciamos a ningún objetivo o meta, por más difíciles que sean las condiciones', y que la 'participación de todos los actores económicos es fundamental para el desarrollo económico y social'.