La Habana, 7 nov.- La ciencia en Cuba juega un papel primordial como impulsora del desarrollo económico y social, un planteamiento que defienden hoy el Gobierno y profesionales de diversas ramas científicas.

Así quedó ratificado por los participantes en el taller 'Las ciencias en la construcción de la sociedad y la cultura cubanas', que sesionó del 3 al 6 de noviembre en la Universidad de La Habana.

El encuentro reunió a ministros, académicos, investigadores y profesores de este país para reflexionar sobre desarrollo sostenible, economía, cultura, educación, tecnología e innovación.

Durante la clausura del evento, el presidente Miguel Díaz-Canel destacó la importancia de los aportes de la comunidad científica de la mayor de las Antillas en la toma de decisiones para avanzar en el desarrollo de este país.

'Estamos conscientes que para avanzar, crecer y desarrollarnos contamos con la participación y el aporte de la comunidad científica cubana (…) Nos sentimos apoyados y comprometidos con su empeño', aseguró.

Este año, el sistema científico, la dirección del país y toda la sociedad cubana se movilizaron en función del enfrentamiento a la pandemia por la Covid-19, lo cual dio resultados positivos en el control de la enfermedad y produjo una experiencia valiosa de gestión de la ciencia.

Experiencia, que en opinión de los expertos, es imprescindible convertir en estilo permanente de trabajo.

Durante el taller, se reiteró que los recursos de crecimiento económico para la mayor de las Antillas tendrán que ser los bienes y servicios de alto valor añadido basados en la ciencia y la técnica.

En opinión del doctor Agustín Lage Dávila, asesor del grupo empresarial Biocubafarma y uno de los ponentes del encuentro, 'el mundo va transitando a una economía donde su activo fundamental es el conocimiento, y nosotros (como país) tenemos tanto la necesidad como la posibilidad de insertarnos en esta economía basada en el conocimiento'.

Esa idea fue defendida desde 1960 por el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, cuando expresó que 'el futuro de nuestra Patria tiene que ser necesariamente un futuro de hombres de ciencia'.

Al concluir el encuentro, los participantes acordaron plasmar en un documento todas las ideas y reflexiones surgidas durante estos días para socializarlas y crear nuevos debates en diversos espacios a nivel nacional.

'No se limiten para hacer propuestas, los espacios están creados; los necesitamos', puntualizó Díaz-Canel.

En la última jornada del evento se propuso, además, realizar un encuentro similar a este en 2022 para evaluar lo logrado y determinar nuevos desafíos.

El taller formó parte de las celebraciones por los 25 años del centro interdisciplinario Casa de Altos Estudios Don Fernando Ortiz, institución dedicada a la docencia y estudio de los pensadores clásicos cubanos del siglo XIX.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar