La Habana, 16 jul.- Este jueves, en sesión extraordinaria del Consejo de Ministros, fue aprobada la estrategia económico-social para el impulso de la economía y el enfrentamiento a la crisis mundial provocada por la COVID-19.

En la cita, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, realizó una importante intervención, la cual es transmitida en el programa Mesa Redonda.

Desde el pasado mes de mayo, el Consejo de Ministros adoptó una estrategia de preparación para afrontar la actual situación mundial y, en la medida de lo posible, seguir transformando el modelo económico y social del país.

Entonces se ajustó el Plan de la Economía para el año en curso, se inició el proceso de elaboración del correspondiente al 2021 y, de forma paralela, se continuó trabajando en el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030.

Desde el Palacio de la Revolución, el vicepresidente, Salvador Valdés Mesa; el vice primer ministro, Alejandro Gil Fernández; el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca; el presidente de Cimex y la directora general de Tiendas Caribe informan sobre medidas económicas adoptadas por el Gobierno cubano.

En vivo, Mesa Redonda

 
 

Valdés Mesa: Informar al pueblo las medidas para impulsar la economía es fundamental

 

En la Mesa Redonda el vicepresidente de Cuba explica que la amplia estrategia que se presenta fue aprobada por el Buró Político y por el Consejo de Ministros.

Al intervenir en el espacio televisivo, Salvador Valdés Mesa, vicepresidente de la República de Cuba, sostuvo que informar al pueblo sobre las medidas para impulsar la economía es fundamental. 

El pasado martes, dijo, la estrategia económico-social para impulsar la economía y enfrentar la crisis provocada por la COVID-19 fue presentada y aprobada por el Buró Político del Comité Central, presidido por su primer secretario, el General de Ejército, Raúl Castro Ruz.

Señaló que esa estrategia fue presentada y aprobada en la mañana de este jueves 16 de julio, en reunión extraordinaria del Consejo de Ministros presidida por el primer ministro, Manuel Marrero, y el presidente, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Consideró que el contenido del discurso del presidente cubano constituye la mejor introducción a esta Mesa Redonda.

Díaz-Canel: No podemos seguir haciendo lo mismo en el ámbito de la economía

 

Foto: Estudios Revolución

El presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez comenzó su intervención explicando cómo la situación actual de Cuba se enmarca en un mundo con un escenario complejo y desafiante, a raíz de la crisis de salud y económica provocada por la COVID-19.

En ese contexto, la Isla debe enfrentar los meses por venir con la convicción de que “no podemos seguir haciendo lo mismo en el ámbito de la economía, porque de esa manera no se obtienen los resultados que necesitamos”, dijo.  

Por tanto, el Buró Político del Partido Comunista de Cuba (PCC), presidido por Raúl Castro, aprobó la semana pasada una estrategia que hoy se presenta en el Consejo de Ministros. 

Para ello, explicó Díaz-Canel, se partió de las bases del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030, de la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista y de los Lineamientos de la Política Económica y Social, documentos aprobados durante el VII Congreso del PCC.

“Hemos aprobado una estrategia que va dando resultados, un plan económico y social que, en una primera etapa, ya aprobamos en el Buró Político. Buscamos el fortalecimiento de la economía ante la situación mundial e iniciaremos de inmediato su implementación”, dijo el presidente cubano.

Tomando como punto de partida la situación del mundo y del país, se analizó el debate público, en redes sociales y en la academia. “Hemos buscado donde están los focos de atención”, puntualizó el mandatario.

Al partir de documentos aprobados por el Congreso del PCC, se tocan asuntos que en alguna medida habían quedado postergados. Sin embargo, aseguró Díaz-Canel, son temas aprobados por el Congreso y la Asamblea.

La estrategia enemiga es atacar por varios frentes

“A nivel global estamos asistiendo a la confluencia de una profunda crisis como consecuencia del impacto de la COVID-19, del derrumbe definitivo que tienen los paradigmas neoliberales que venía defendiendo el imperialismo y del ejercicio abusivo que hay por parte de la hegemonía imperial, puestos al descubierto en el libro de John Bolton”, afirmó el mandatario cubano.

Señaló que en el libro de Bolton se plantea cómo el Gobierno de Estados Unidos ejerce presión sobre otros países. Relata su apoyo a intentos de golpes de Estado, su injerencia, violencia, intervención militar y el despliegue de bases por todo el mundo. 

Díaz-Canel alertó sobre la estrecha alianza entre el Gobierno de Estados Unidos, la contrarrevolución cubana y la oposición venezolana que el texto de Bolton confirma y también “cómo se ha reactivado la doctrina Monroe, cómo se usan las calumnias y mentiras como pretexto para el intervencionismo, cómo se emplean la corrupción y el soborno, la obsesión contra Cuba y Venezuela. En ese libro se demuestra cómo se orquestó la persecución a nuestro país para impedirnos comprar combustible”.

El presidente cubano apuntó que el libro de Bolton corrobora la validez de las denuncias que ha hecho la Revolución cubana sobre la indignante política actual del imperio. 

Refiriéndose a otros aspectos de la actual crisis sanitaria y económica en el mundo, Díaz-Canel aseguró que esta se ve reforzada por los problemas que atraviesa la nación estadounidense. “El país que más riquezas tiene en el mundo es el que más muertes y más afectados tiene por esta pandemia. A ello se suman el abuso policial y los problemas raciales”, dijo.

A la Administración estadounidense le molestan el prestigio y los resultados de nuestro país. “Eso explica por qué incrementa su agresividad en medio de las actuales circunstancias, evidenciada en el aumento de la persecución financiera, en el congelamiento de cuentas cubanas en terceros países, en varias acciones orientadas a desprestigiar a los dirigentes cubanos, en el recorte del envío de remesas, en la aplicación de limitaciones contra empresas que mantienen negocios con Cuba y en los permanentes intentos de crear condiciones para un estallido social”. 

Por tanto –dijo–, tenemos que ubicarnos en un campo de batalla donde la estrategia enemiga es atacar por varios frentes y disparar por todos los blancos posibles.

Debemos ser capaces de anticiparnos a las manipulaciones mediáticas

 

El presidente cubano también se refirió a las especulaciones que, durante los últimos días.

Desde la perspectiva de los enemigos de la Revolución, cada asunto es un sector de fuego. “Toman el tema de las colas para el pollo y apuntan al nivel de vida de la población, toman el tema del desabastecimiento y atacan la gestión del Gobierno”, afirmó el presidente cubano. En definitiva –continuó–, atacan todo lo que se hace y promueven acciones para desacreditar a las autoridades. 

En temas de derecho y sociedad –añadió el mandatario–, no desisten en la búsqueda de puntos de quiebra de la unidad nacional. Para ello magnifican los posibles disensos en asuntos sensibles como el matrimonio igualitario, el racismo, la violencia contra la mujer o la protección animal, por solo mencionar algunos ejemplos. Sin embargo, el Gobierno cubano también trabaja en esas deudas de siglos, que solo la Revolución en el poder ha enfrentado con progresos.

Díaz-Canel insistió en la importancia de comprender que, mientras más frentes logren abrir y mientras menor sea la capacidad de nuestras instituciones políticas y sociales para resolver los pendientes, mayores resultados obtendrán los enemigos históricos de la Revolución. No es posible olvidar que los objetivos supremos tras todas las campañas que organizan son los mismos: denostar el sistema político, visualizar siempre en negativo y mostrar un caos en nuestra sociedad. 

“Hay mucho dinero corriendo y también laboratorios ideológicos. Los nuevos modelos mediáticos han demostrado efectividad en cuanto a sus capacidades para manipular y desarmar ideológicamente a los pueblos en nuestra región y el mundo”, alertó. 

Por tanto, urge diseñar una estrategia de comunicación que utilice, incluso, muchas de las herramientas usadas contra nosotros, pero que también cree algunas más ajustadas a nuestra realidad. 

De todos modos, no hay dudas de que la manera más efectiva de comunicar es hacer las cosas, y hacerlas bien. “Cuba, como pocos países de similar desarrollo, tiene la posibilidad de hacerlo bien. Existen las instituciones e infraestructuras necesarias para que tributen a la generación de esta estrategia, y tenemos el capital humano preparado para ello”, aseguró el mandatario. 

En función de lo anterior, insistió en la necesidad de actualizar los modos de comunicar. “No podemos seguir anclados en formas anteriores a la era digital y no podemos burocratizar los procesos ideológicos. La comunicación social ha llegado a las instituciones del país, pero debemos ser más proactivos y capaces de anticiparnos a las manipulaciones mediáticas”, dijo.

El presidente cubano también se refirió a las especulaciones que, durante los últimos días, crecieron en torno a algunas medidas complejas que no benefician a todos los sectores por igual. Sin embargo, son necesarias para remontar los problemas económicos de la nación. 

“Inmediatamente han comenzado a sembrar dudas y alimentar la desconfianza. El enemigo, con su sistema de medios y sus mercenarios de turno, trabaja para sembrar desesperanza y desaliento. Hay que ver cómo se rajan las vestiduras y asumen roles de víctimas o de pensadores ahora muy preocupados por el pueblo y por los trabajadores, algunos que serían incapaces del menor sacrificio por la nación, que nunca hablan de la verdadera causa, o la mayor causa de nuestros problemas, que es el bloqueo al que no son capaces nunca de repudiar o condenar.

“Sacan de contexto frases para ridiculizar esfuerzos, hablan de un apartheid económico... ¿Se puede hablar de apartheid económico en un país donde el Gobierno se preocupa todos los días por cómo le llega la mayor parte de las cosas a todos por igual?”.

El Gobierno cubano mantendrá las ventas en las tiendas en CUC y CUP

Díaz-Canel aseguró que el Gobierno cubano mantendrá, a un costo tremendo, las ventas en las tiendas en CUC y CUP. Se priorizará, sobre todo, el aseo, los alimentos y la canastilla, leche en polvo y otros productos.

Para suplir otros productos, en los que no podemos gastar divisas, se vincularán más actores económicos presentes en el país. Así sucederá con los muebles, calzado o ropa, que hacen nuestros artesanos y la industria nacional, afirmó.

Pero será necesario vender una determinada cantidad de mercancía en moneda libremente convertible, para tener divisas y seguir ampliando ese tipo de ventas y porque parte del dinero recaudado por esa vía se introducirá en la industria nacional, para que esta se convierta en una fuente de productos para esas tiendas y para las otras, explicó.

El presidente cubano subrayó que Cuba vive una situación compleja desde mediados del pasado año, pero ha ido superándola. “La situación compleja no es de Cuba, es del mundo”, enfatizó.

“Nosotros, en medio de los actuales desafíos, seguimos buscando la solución para todos. No hay ningún Estado en el mundo que se preocupe porque todos sus habitantes coman todos los días. Aquí se entregan las mismas libras de arroz por la canasta al campesino, al que tiene una paladar, al que vive en la ciudad y al que trabaja para el Estado. ¿En qué país del mundo se viven esas cosas?”, dijo Díaz-Canel.

Comentó que algunos olvidan la obra de la Revolución en los momentos complejos, pero es en esos momentos en los que hay que sacar los argumentos y fortalezas de la Revolución.

La estrategia se irá explicando en detalle y en cada momento, con transparencia. “Es un sistema de medidas no solo para resistir, sino para salir adelante y desarrollarnos. Todo lo que proponemos y trabajamos busca un bien común: mejorar en tiempos de crisis”, afirmó.

La Revolución en su devenir histórico ha probado su vocación por la justicia social

Recordó que, en medio de la pandemia, se realizó un gran esfuerzo para garantizar los productos de la venta controlada en julio y agosto. Como mínimo, aseguramos dos libras más de arroz en estos meses, una cantidad adicional de granos de frijoles y también de pollo, detalló. 

El presidente cubano reconoció el desabastecimiento existente en las tiendas del país. Sin embargo, identificó entre sus causas el bloqueo económico y la persecución financiera. 

Cada vez que queremos exportar o gestionar un crédito, tratan de impedirlo. Además, dificultan la llegada del combustible al país. ¿Por qué no se habla de eso? ¿Son esas personas que tanto nos critican patriotas? ¿Están tan interesados en el pueblo o quieren un cambio de sistema donde se favorezca una minoría?, indagó.

Díaz-Canel reconoció que con algunas de estas medidas se corren riesgos. Por tanto, dijo, tendremos que enfrentar los coleros, los revendedores, los casos de corrupción y el mercado ilícito de divisas de manera más decisiva. Para todo eso tenemos la fuerza de la Revolución y la participación del pueblo.

Añadió que, como Gobierno, les corresponde escuchar, atender, responder, explicar y aplicar todo en cuanto aporte. Solo así se gana la confianza de la mayoría, aseguró.

El mandatario declaró que el pueblo cubano sabe distinguir lo legítimo de lo falso, porque participa activamente en todas las decisiones. “Todos los días estamos enfrascados en la búsqueda de soluciones para los problemas, pensando y sintiendo como pueblo”, dijo.

En ocasiones, para beneficiar a todos hay que aplicar medidas que, entre comillas, parecen favorecer a pocos. Sin embargo, a la larga ayudarán a todos, agregó. 

Díaz-Canel recordó que, en los últimos meses, Cuba enfrentó varios intentos para impedir la llegada de combustible, alimentos y materias primas. Esas sanciones han mermado el ingreso de divisas.

A pesar de ello, se elevaron todo lo posible los salarios en el sector presupuestado, se evitaron los apagones, se mantuvo la vitalidad de la actividad productiva y las inversiones fundamentales y se aprobaron medidas para proteger y atender a toda la población cubana. 

“Con sensible carencia de recursos logramos controlar la pandemia. Aunque lamentamos la pérdida de 87 vidas, nos consuela y anima que no falleció ningún niño o profesional de la salud y que no colapsó nuestro sistema de salud”, reconoció el presidente.

Para conseguirlo resultó vital la acción integrada de nuestro sistema de salud y nuestros científicos. Añadió que, durante el enfrentamiento a la pandemia, se mantuvo una comunicación transparente y sistemática con la población y se enviaron brigadas médicas de la Isla a ayudar en otros países, ganando el respeto y la admiración del mundo. 

La Revolución en su devenir histórico ha probado su vocación por la justicia social. Así ha sido, es y será siempre. Nos debemos al pueblo al que pertenecemos. Para su bienestar trabajamos. Bajo esas premisas que dan sentido a nuestras vidas nos hemos planteado las medidas para la nueva situación que impone el mundo pos-COVID-19”, afirmó Díaz-Canel.

Desarrollar la economía significa ofrecer mayor bienestar al pueblo

En función de ello, la estrategia para impulsar la economía parte de trasformar el comportamiento de la economía cubana con agresividad, intensidad e innovación. La premisa es clara: desarrollar la economía significa ofrecer mayor bienestar al pueblo, dijo.

El mandatario explicó que las medidas aprobadas retoman todo lo aún pendiente de los temas aprobados en el Congreso del Partido. Para ello, se eliminarán trabas ya identificadas. Las transformaciones en marcha demandan la aplicación de 209 lineamientos. En todas hay oportunidades y riesgos que debemos identificar de inmediato para corregir posibles distorsiones. 

“El peor riesgo estaría en no cambiar, no transformar y perder la confianza y el apoyo popular. Lograremos apoyo popular porque vamos a lograr bienestar y mejoría”, sentenció. 

Aseguró que las transformaciones se aplicarán de manera gradual, pero sistemáticamente. Añadió que debemos aprender a vivir con menos importaciones y más exportaciones, promoviendo la producción nacional para satisfacer la demanda interna. De ese modo, conseguiremos potenciar los sistemas productivos territoriales y el papel de los gobiernos locales. 

Según Díaz-Canel, todas las medidas recogidas en la estrategia se aplicarán. Unas se harán más rápido y otras llevarán más tiempo. Las decisiones tomadas exigen la preparación de los organismos y la implementación de una estrategia de comunicación que logre explicar al pueblo y cierre todos los caminos a la tergiversación. 

La próxima semana llevaremos esta información a los presidentes de las Asambleas del Poder Popular, los secretarios del Partido e intendentes. Hoy se inicia también una serie de Mesas Redondas para la explicación al pueblo. En octubre, se estará presentando esta estrategia en la Asamblea Nacional del Poder Popular. Debatiremos ahí los primeros resultados de la misma, detalló.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar