París, 19 may.- El Héroe Nacional cubano, José Martí, representa una lección imperecedera de dignidad, asumida por el gobierno y el pueblo de la isla frente a las agresiones, afirmó hoy aquí el catedrático francés Paul Estrade.

En entrevista con Prensa Latina, a propósito del aniversario 125 de la muerte del prócer independentista, el doctor en Letras y Ciencias Humanas precisó que Martí (28 de enero de 1853-19 de mayo de 1895) dejó más que un ejemplo, una lección de conducta moral y ética, y de cómo actuar en la vida siempre de forma digna y decorosa.

La Revolución cubana encarna esta visión martiana, que ha ayudado al pueblo de la mayor de las Antillas desde 1959 a enfrentar las dificultades y las agresiones, insistió el historiador y escritor, uno de los más reconocidos estudiosos del apóstol de la independencia del país caribeño.

De acuerdo con Estrade, al prócer es necesario recordarlo a diario como ejemplo de ser humano, de dignidad y de una actitud crítica ante el mundo y sus desigualdades.

Por eso creo que la vigencia de Martí podemos enfocarla desde al menos tres ejes, el de la dignidad, ya mencionado, el de la coherencia entre el pensamiento y la acción y el de la defensa de la libertad y la solidaridad, subrayó.

El profesor emérito de la Universidad de París 8 destacó que su conducta estuvo marcada por la sintonía entre 'lo que pensó, dijo e hizo, algo fundamental como actitud humana'.

Obrar de manera consecuente con lo pensado y lo dicho es sin dudas otra lección de Martí y uno de los valores universales de su legado, expuso.

Para Estrade, también de gran importancia es el mensaje del Héroe Nacional cubano de libertad de pensamiento y de respaldo a los más oprimidos.

'Se trata de un hombre libre que miró y observó, sin darle igual valor a todo lo que acontecía y veía, mostrando preocupación por la suerte de la gente más pobre y desheredada, los indios, los negros, los obreros, y también de los pueblos oprimidos por el colonialismo', acotó.