Camagüey, 30 jul.- En las últimas semanas varios clientes de tarjetas magnéticas han sido víctimas de estafas a la hora de realizar transferencias de efectivo, sobre todo por tratarse de personas desconocidas y que poseen perfiles falsos en las redes sociales, en específico, Facebook.

El desconocimiento de los requisitos de seguridad para la operatividad de las tarjetas es caldo de cultivo para que los timadores se aprovechen de la otra persona, explicó Yoryana Sarduy Cruz, gestora de comunicación y marketing de la Dirección Provincial del Banco de Crédito y Comercio (BANDEC).

En una relación comercial entre dos usuarios, el embaucador solicita fotos, datos de la tarjeta y capturas de pantalla de las últimas operaciones que reporta Transfermóvil, con lo cual logra suplantar la identidad en la plataforma EnZona y tiene acceso a los fondos del sujeto engañado.

Para evitar ser engañado, por servicios que solicitan datos de sus tarjetas, cuentas y contraseñas, le aconsejamos no entreguen:

-# de tarjeta bancaria y últimas operaciones.
-Contraseñas y PIN de sus correos y tarjetas.

Aunque solo en la Dirección Provincial de BANDEC se han recibido dos acusaciones, es muy probable, asegura Sarduy Cruz, que sea mayor el número de los robados, por lo que se debe realizar la denuncia en la sucursal bancaria donde se obtuvo el soporte electrónico y en los órganos del Ministerio del Interior para que ambas instituciones procedan de acuerdo con sus respectivas funciones.

Ante estas situaciones, se reitera la importancia de cumplir con las condiciones de seguridad, como el no proporcionar imágenes ni datos de las tarjetas, menos mediante la vía electrónica, pues para las transferencias solo se necesita el número, y no, como lo solicitan los tramposos, los nombres y apellidos, carnet de identidad, ni últimas operaciones registradas.

El Banco de Crédito y Comercio en Camagüey alerta que la creciente informatización debe estar acompañada de un dominio pleno de las tecnologías, siempre considerando que los datos son exclusivamente personales para así evitar hechos de estafas como los que ya se han producido en las operaciones de transferencias.