Camagüey, 23 jul.- Salvador Valdés Mesa, vicepresidente de la República de Cuba, instó en Camagüey a trabajar más allá de los límites de los planes productivos en el sector agropecuario, como respuesta a la demanda popular de incrementar la oferta de alimentos.

En intercambio con representantes de bases productivas, el también miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, ejemplificó que las 19 mil 500 hectáreas que se prevén sembrar al cierre de la actual campaña de primavera, son insuficientes para los más de 700 mil habitantes de la provincia, por lo que es necesario crecer en las zonas agrícolas, sobre todo si se tienen en cuenta las grandes extensiones de tierras vacías.

Para ello, dijo, se cuenta con la sapiencia de los productores y prácticas como el policultivo y el uso de biofertilizantes, al tiempo que llamó a rescatar renglones que hoy escasean, como el boniato, y abogó por un mayor fomento de la yuca, por lo que significa además para la alimentación de los animales y ingrediente de otros de otros surtidos.

Con respecto a las 63 medidas aprobadas recientemente para el impulso del sector, Valdés Mesa explicó que aunque se ha avanzado, se aprecia desconocimiento de las normas y lo que ellas permiten, si bien en este territorio no son pocos los productores que han podido sacrificar ganado por cumplir con los parámetros establecidos, y las carnes, además del autoconsumo, las han destinado a donaciones a núcleos y personas vulnerables, centros de aislamiento y otras prioridades.

En este punto, José Ramón Monteagudo Ruiz, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y al frente de su Departamento Agroalimentario, explicó que las mencionadas disposiciones buscan resultados integrales en la ganadería, como el incremento de la natalidad, la reducción de la mortalidad y la eficiencia en los restantes indicadores.

Puntualizó que hay que mejorar la organización y planificación de las bases productivas, el funcionamiento de las estructuras de dirección y el vínculo con quienes están a pie de surco o en las vaquerías, aspectos para cumplir con el firme compromiso de materializar los planes.

Valdés Mesa conoció de la experiencia de la Cooperativa de Créditos y Servicios Álvaro Barba, cuyo presidente, Jorge Michel Aguilar, se refirió a las posibilidades de sacrificio de ganado que han tenido, mientras que de la CCS Romárico Cordero emanó la favorable práctica de un productor porcino que debe ser la regla y no la excepción, sentenció el vicepresidente de la República.

Sobre este último caso, aseguró que es posible entonces revitalizar esas producciones con los recursos endógenos, sin la necesidad de importar maíz o pienso para la alimentación de los cerdos, algo imposible en las actuales condiciones económicas del país y tales recursos pueden garantizarse por los propios porcicultores.

Sobre los intentos desestabilizadores del pasado 11 de julio en el país, el miembro del Buró Político destacó el rechazo del sector cooperativo y campesino a esas acciones, y expresó que ante la persistencia de Estados Unidos de liquidar a la Revolución, hay que estar preparados para rechazar y enfrentar la guerra no convencional y el golpe blando que se promueve desde Miami.

A propósito, la cercana efeméride del 26 de Julio será una oportunidad, dijo, para contribuir a la defensa de la Patria desde la producción de alimentos, con movilizaciones agrícolas en las comunidades y trabajos voluntarios de limpieza e higienización en barrios y colectivos laborales.

En el intercambio que encabezó el vicepresidente de la República de Cuba Salvador Valdés Mesa en Camagüey para impulsar la producción de alimentos, participaron, además de Monteagudo Ruiz, el también miembro del Secretariado del Comité Central Jorge Luis Broche Lorenzo, el ministro de la Agricultura Ydael Pérez Brito, y las máximas autoridades de la provincia.