Camagüey, 20 jul.- La intervención sanitaria con Abdala en Camagüey continúa y se extenderá a las embarazadas, mientras se buscan mejoras en la atención a los enfermos de COVID-19.

Al 97,1% está la vacunación en la provincia, con el 99,2% en la cabecera, el 93% en Céspedes y por encima del 88 en Florida, cómo se explicó en la más reciente cita del Grupo Temporal de Trabajo frente a la pandemia.

En el encuentro se anunció que en los próximos días se comenzará a aplicar Abdala en las embarazadas del segundo y el tercer trimestre y a las que están lactando, luego de haber probado la seguridad y efectividad de la vacuna.

Respecto a la propagación del virus, la tasa de incidencia sólo disminuye en los municipios de Minas, Najasa, Sibanicú y Santa Cruz del Sur y en el resto se mantiene o aumenta, por tanto, se incrementa también a instancia provincial.

En el caso de la localidad de Céspedes, una de las más complejas actualmente, se decidió fraccionar los dos eventos comunitarios abiertos, uno en el consejo popular de igual nombre y otro en Estrella. El propósito es aumentar el control sobre ellos al dividirlos en áreas más pequeñas donde se concentra el impacto de la enfermedad.

De manera similar, se perfecciona el manejo de los restantes 18 eventos abiertos en el territorio, de ellos seis en Florida, dos en Vertientes y la mayoría en la capital provincial, todos aportaron de conjunto este lunes más del 14% de los casos reportados en el día.

Se precisó que el Ministerio de Salud Pública envió a la provincia un equipo de especialistas dirigido a reforzar las unidades de cuidados intensivos, con médico intensivista, anestesiólogo y enfermeras para mejorar la atención a pacientes positivos al SARS-Cov-2.

Carlos Morán Giraldo, subdirector de Salud Pública explicó que al analizar las causas principales de complicaciones y fallecimiento por COVID-19, predomina, además de la agresividad de las nuevas cepas, la llegada tardía a las instituciones del sistema de salud, a menudo antecedida del ocultamiento de síntomas por parte de los pacientes.

También llamó a aumentar la prevención en casa y sugirió el uso intradomiciliar del nasobuco, sobre todo para interactuar con niños pequeños, ancianos y encamados.

Entre otras alternativas que buscan mejoras en los servicios de salud, trascendió que se reordenan los recursos humanos para las pesquisas, con mayor participación del grupo comunitario, lo que requiere a su vez mayor apoyo de los vecinos.

Asimismo, se revisa la clasificación de los centros de aislamiento y se preparan condiciones para la implementación de cambios en el protocolo de atención en relación con el coronavirus, que serán oportunamente informados.