Camagüey, 9 jul.- Esta provincia incrementa las capacidades para el ingreso de los pacientes sospechosos de padecer la COVID-19, sobre todo en los municipios cabecera, Guáimaro, Carlos Manuel de Céspedes y Vertientes, según se dio a conocer este jueves en la reunión del Grupo Temporal de Trabajo en Camagüey para el control y enfrentamiento al nuevo coronavirus.

El doctor Carlos Morán, subdirector provincial de Salud Pública, explicó que el Laboratorio de Biología Molecular de Camagüey, después de un nuevo proceso de descontaminación, volvió a recibir muestras de PCR para la detección del virus, por lo que este viernes aumentará el número de casos positivos diagnosticados.

La situación epidemiológica actual fue analizada críticamente, en medio de un contexto complejo en el que permanecen activos 13 eventos que comprometen a siete municipios, lo cual incide en los altos niveles de infestación de esos territorios.

Igualmente se informó que se encuentran en las terapias intensivas 16 pacientes y permanecen ingresados, positivos a la enfermedad, 184 niños y 24 embarazadas.

La gobernadora Yoseily Góngora López enfatizó en que la situación de la provincia solo cambiará con un quehacer sistemático y oportuno desde cada área de salud, con el acompañamiento de los Grupos Temporales de Trabajo.

Insistió en el control diario en comunidades e instituciones, unido a la calidad de la pesquisa para lograr el tan anhelado control de la pandemia.

Por su parte, Mariano Fernández Castellano, director de la Empresa Provincial de Transporte, presentó la propuesta para alcanzar mayor eficiencia del sector en todos los municipios, y con tal objetivo se establece la utilización de un solo ómnibus cuando las altas médicas alcanzan la cifra de 12 casos.

Lo anterior responde a la racionalización en la utilización de los medios de trasporte y los kilómetros a recorrer por cada ómnibus, por lo que también se buscarán alternativas para cuando existan hasta tres personas, poder emplear autos ligeros u otras alternativas.

En tanto, Jorge Luis Broche Lorenzo, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), insistió en la necesidad de que el pueblo esté consciente que se experimenta el peor momento de la pandemia, y el llamado es a la responsabilidad individual.

Ariel Santana Santiesteban, primer secretario del PCC en Camagüey, subrayó que no se puede permitir el más mínimo incumplimiento de las medidas diseñadas; “el enfrentamiento tiene que ser más efectivo, riguroso y exigente”.

Un trabajo deficiente en el control de la enfermedad reflejado en la poca calidad de la pesquisa y la encuesta epidemiológica, así como la falta de efectividad de las medidas restrictivas, conspiran contra la necesaria disminución de casos positivos en este territorio, temas analizados en el Grupo Temporal de Trabajo en su más reciente sesión.