Mar, 2021.- En la finca Los Viera, ubicada en el kilómetro dos y medio de la circunvalación sur de la ciudad de Camagüey, si hay un objetivo claro es la necesaria producción de alimentos, principalmente de cultivos varios, que son sus aportes fundamentales para el consumo de la población.

Con unas 69 hectáreas, de esas tierras salieron el año anterior más de mil quintales de viandas, vegetales, frutas y granos, entre otros productos, que reafirman a la finca como una de las mayores productoras de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Renato Guitart, del municipio de Camagüey, a la que pertenece.

En el 2021 los socios que laboran allí continúan las entregas de algunos de estos renglones y, a su vez, se alistan para nuevas siembras, pues ya tienen preparadas seis hectáreas destinadas a yuca y unas cinco a plátano.

Igualmente, prevén plantar otras áreas de boniato, calabaza y pepino, comentó a la Agencia Cubana de Noticias Jorge Viera Manso, dueño de la finca, quien habló de la importancia de no detener las siembras, con énfasis en la actual etapa de primavera, donde es más probable el beneficio de las lluvias.

Viera y sus compañeros están convencidos de lo indispensable del empleo de todas las alternativas posibles en función de la producción, entre ellas, las técnicas agroecológicas, ante la epidemia y el cada vez más férreo bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno de los Estados Unidos contra Cuba, que limita los insumos para la producción de alimentos.

De ahí la recomendación a los demás productores de garantizar semillas de calidad a partir de sus cosechas y lo valioso de incorporar materias orgánicas, biofertilizantes, y el intercalamiento de cultivos, métodos efectivos, al decir de Viera, pues desde antes del año 2016 los pone en práctica y le traen buenos resultados.

La finca fue declarada agroecológica en el citado calendario, y tales actividades favorecen obtener cosechas más sanas y de superior calidad, así como la protección del medio ambiente, y benefician la economía de la cooperativa debido a sus bajos costos, señaló el campesino camagüeyano.

Sus tierras hoy son productivas, afirmó, gracias a la agroecología y a los biofertilizantes que también aportan, pues la superficie recibida en usufructo en el 2009 era catalogada como de tercera, que normalmente se dedican a la ganadería.

Explicó que abonan las parcelas con desechos de sus propios animales como reses y carneros, y además aplican bioproductos elaborados en la Universidad de Camagüey para todo tipo de variedades de cultivos, y otros adquiridos en la Empresa Pecuaria Triángulo 3, que evitan la compra de fertilizantes y productos químicos deficitarios.

Con cuatro sistemas de riego para igual número de hectáreas cada uno, Los Viera logran cubrir más de 20 hectáreas en total, sin embargo, los elevados precios de la electricidad por ese concepto, implementados en enero, significaban más del 60 por ciento de cualquier producto vendido a Acopio, según apuntan.

A la hora de las cuentas, expresó Viera Manso, no permitía dejar un margen de ganancia para pagar a los trabajadores, que ahora deben cobrar como salario mínimo dos mil 100 pesos al mes.

Recientemente se anunciaron medidas relacionadas con la disminución de aquellas tarifas eléctricas a las formas productivas que utilizan regadíos, y de algunos insumos que los favorecen en cuanto a la economía de la cooperativa, evidenciándose la revisión de las preocupaciones de los campesinos.

Sin embargo, consideró que de nada vale que el país baje los precios por un lado y por otro las empresas encargadas de los abastecimientos mantengan altos los valores de los insumos, como las semillas, vestuarios de trabajo, zapatos, la preparación de tierra y el petróleo, los cuales encarecen toda la producción.

Y la manera de solucionar lo anterior no es subir los precios de los alimentos para la población, si no bajar los insumos, declaró el productor camagüeyano, al expresar otra de las cuestiones que urge cambiar y de la que esperan resultados positivos.

Visael Díaz Verdecia, uno de los campesinos que junto a un grupo de agricultores encontramos en la recogida de ajíes y tomates, y en las atenciones culturales a áreas sembradas, manifestó a la ACN que desde inicios de este año gana 150 pesos cada día, y según los resultados del mes llegan a más de tres mil.

Allí realiza varias tareas, y se siente bien, comentó, y añadió que por estos días preparan más tierras, pues tratan de incrementar los alimentos para abastecer al pueblo, su principal objetivo.

Todos están claros de la relevancia de su desempeño hoy, cuando persiste por un año la incidencia de la pandemia de la COVID-19 que impacta a toda la sociedad, y ante la cual el sector agropecuario juega un papel determinante como respuesta a las limitaciones económicas y de adquirir productos en el exterior.