Camagüey, 17 feb.- Si de economía y producción de alimentos se trata, la zafra azucarera es una asignatura, desde hace varios años ya, pendiente en Camagüey.

Por diversas razones, que incluyen afectaciones reales de recursos, pero también insuficiencias en los procedimientos tanto en el campo como en la industria, en lo transcurrido de la actual campaña solo se han producido 30 mil toneladas métricas del crudo, lo cual supone un atraso significativo.

Al respecto Mercedes Jacob Cabrera, jefa de la Sala de Control y Análisis de la Empresa Azucarera en la provincia, explicó que esa cantidad equivale al 57 por ciento del plan hasta el momento, con los mejores resultados en el central Siboney, del municipio de Sibanicú.

Por debajo del 60 por ciento de lo que deberían haber fabricado se ubican los ingenios Carlos Manuel de Céspedes, en el municipio de igual nombre; y Batalla de las Guásimas y Panamá, de Vertientes.

Como promedio, en las industrias se muele al 49 por ciento de la capacidad instalada, debido a afectaciones fabriles, seguidas de las que ocurren en la cosecha de la caña, las ocasionadas por el clima y otras cuestiones vinculadas con los recursos hidráulicos y el transporte ferroviario.

Otra tarea importante es la garantía de materia prima para zafras sucesivas, por lo que en lo que va de año ya se han plantado 243 hectáreas, que representan el 90 por ciento de lo programado, y ese ligero atraso, de acuerdo con Jacob Cabrera, puede recuperarse de continuar los ritmos actuales.

En Camagüey actualmente muelen los cuatro centrales previstos en la actual zafra, que tienen el compromiso de fabricar unas 114 mil toneladas métricas de azúcar; un propósito que hasta el momento se ha visto afectado, aunque vale destacar que el azúcar cumple con los parámetros de calidad.