Ene 2020.- Agricultoras, obreras, directoras, maestras, estudiantes, las mujeres en general enriquecen la obra de la Revolución con su talento, optimismo y seguridad en el triunfo.

Lucy López Reyes es uno de esos ejemplos de labor diaria, que a la par del cuidado familiar dirige y atiende el distrito político administrativo Cándido González por la Empresa de Servicios Comunales en Camagüey.

“Comencé hace alrededor de siete años y dirijo a casi 200 trabajadores; compartimos los quehaceres desde horas tempranas de la mañana, incluso en la madrugada, embelleciendo las diferentes áreas y en la recogida de desechos sólidos”.

-¿Cómo asume el colectivo, en su mayoría hombres, que los dirija una mujer?

-Mantenemos muy buena relación, respetándolos a ellos me gano su respeto, y ellos son muy receptivos y me apoyan en todas las actividades. 

Sobre la higiene comunal en el distrito Cándido González, López Reyes agregó que es muy importante ser enérgicos con las indisciplinas sociales, que muchas veces no escapan de las mira de sociedad y no se acciona para erradicarlas.

También se refirió al cuidado diario de tarjas y monumentos, y al barrido de las diferentes áreas verdes de esa demarcación, incluidos sus parques.

El quehacer de Lucy López Reyes, tanto en la dirección como en el trabajo directo con la base, denota resultados en materia de seguridad social, empleo y empoderamiento femenino.

Esos elementos y mucho más ilustran la participación real de las féminas en el proyecto social cubano. Hoy ninguna actividad productiva o de los servicios escapa de la sabia y entusiasta  participación de la mujer, con múltiples roles en la sociedad actual: madre, pareja, trabajadora, administradora y sostén emocional del hogar.

Porque es irrefutable que el triunfo de la Revolución trajo a las féminas cubanas una manera diferente y feliz de identificarse, valorarse y de posicionarse.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar