Papá: ¡te quiero!Jun, 2020.- Papá, dicen que un día no basta para agradecer el amor, pero no hay dudas de que el tercer domingo de junio siempre reviste una significación especial.

Y es que entre regalos, celebraciones y risas compartidas no hay excusas para no decirte te quiero, esas sencillas pero gigantes palabras que se escapan a diario en la cotidianidad, en el trajín de la casa o las preocupaciones del trabajo.

Ese gesto de agradecimiento profundo y amor incondicional que retribuye tus preocupaciones cuando apenas estaba en la panza de mamá, los desvelos cuando enfermaba o las innumerables veces que de bebé ensucié tu ropa recién puesta.

Hoy es un día para estar juntos, compartir los sueños futuros, fortalecer la familia con la mejor de las magias, el amor.

¿Cómo no agradecer tus consejos e incluso los regaños, tan necesarios a veces? ¿Cómo no advertir tu cariño cuando forrabas mis libros, me ayudabas en las tareas o hacías las presentaciones de los trabajos prácticos durante la etapa escolar?

No tengo mejor forma de compensarte por tu educación que ser cada día mejor persona, cultivar los valores que me enseñaste, honestidad, sencillez, humildad, para también transmitirlos a mis hijos.

Gracias, papi, por ser omnipresente aunque a veces parecieras lejano y ausente en las conversaciones con mamá, por enseñarme que la mejor forma de querer es la que se demuestra a diario con pequeños gestos y mimos, con un beso, con una palabra de preocupación.

Hoy mi mejor regalo será un abrazo y un te quiero, y es que no hay mejor forma de decirte ¡Felicidades papá!

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar