Ene, 2021.- Sensibilizar a la población sobre la importancia del ahorro de agua y de consumir solo la necesaria, ya que se trata de un recurso natural no renovable y su abastecimiento implica un gasto importante de combustible y otros insumos es el objetivo de las nuevas tarifas establecidas para el abasto del líquido en Cuba.

Según la Gaceta Oficial número 68 Extraordinaria de 2020, la cuantía para el servicio no metrado será de siete pesos al mes por persona, mientras que en el caso del metrado, es decir, con reloj, tienen un incremento con escalas progresivas cuyos precios dependen del consumo por habitante en el mes.

En una de sus intervenciones en el espacio Mesa Redonda, la ministra de Finanzas y Precios, Meisi Bolaños, explicó que en el caso de esa tarifa se busca un consumo adecuado según los estándares internacionales de cuánto una persona necesita.

Por ejemplo, en el estándar adecuado, que son tres metros cúbicos por habitante al mes, o lo que es lo mismo, tres mil litros, el costo es solamente de un peso con 75 centavos por persona.

Donde se aprecia el alto costo de la nueva tarifa es cuando existe un sobreconsumo de agua superior a los ocho metros cúbicos y medio, caso en el que se pagaría 21 pesos por habitante.

La Ministra también explicó que hay un tratamiento específico para las formas de gestión no estatal que realizan las actividades en sus hogares, mientras que a quienes las realizan en locales independientes se les aplican las tarifas productivas.

Un asunto de interés para la población nuevitera es la aclaración de que el servicio de carros cisterna o pipas para el abasto de agua de forma eventual, muy común en esta ciudad industrial ante roturas de las redes, sigue siendo gratuito.

En el caso de que el servicio sea de forma permanente o eventual por interrupciones o situaciones no imputables al suministrador se cobrará a 20 pesos los mil litros.

Los viajes para la limpieza de fosa tendrán un valor de 280 pesos, los trabajos de desobstrucción en el interior de la vivienda alcanzarán una cuantía de 320 la hora en el caso de la desobstrucción mecanizada y 215 por hora para la desobstrucción manual.

El incremento de la tarifa del consumo de agua potable como parte de la política de ordenamiento monetario y cambiario que lleva adelante el país posee como objetivo potenciar el uso racional del líquido, pues se trata de un recurso agotable y que implica un alto gasto de combustible para el suministro a las viviendas. El ahorro, entonces, se hace más necesario.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar