Oct, 2020.- Hace algún tiempo Nuevitas es testigo de la labor de un grupo de personas que rescatan de las calles y les ofrecen un nuevo hogar a animales abandonados por sus dueños, sin embargo continúan siendo cotidianas las escenas de abandonos y maltratos a estos seres, ante la necesidad de aprobación de una ley de bienestar.

Nuevitas Animalista es un proyecto liderado por un grupo de jóvenes que busca lograr una mayor concientización acerca del cuidado y la tenencia responsable de mascotas en los hogares, así como brindar los conocimientos y elementos necesarios para su cuidado.

Desde su surgimiento, los voluntarios del grupo trasladan hacia sus hogares a las que necesitan tratamiento para poder ofrecerles un trato adecuado durante su recuperación, hasta que se encuentren en condiciones de ser adoptados nuevamente.

Por no existir en el territorio una clínica veterinaria ni un local que pueda emplearse a manera de refugio temporal para los rescatados, las casas de los voluntarios no dan abasto para tantos ejemplares necesitados de un techo donde guarecerse, de ahí que la asociación trabaje en nuevas ideas que permitan el control y la atención a los callejeros por comunidades.

DE HOGARES TEMPORALES Y GUARDIANES PERMANENTES

Varios son los voluntarios que han dado el paso al frente cuando de atender a un callejero enfermo se trata, convierten su casa en una improvisada clínica veterinaria y le brindan las atenciones que necesitan hasta su recuperación.

Omaivy Batista Rondón es una de las coordinadoras del grupo, además, una de las voluntarias más destacadas y por su casa han pasado varios de los animalitos rescatados y que en peores condiciones se encontraban.

Omy, como le dicen sus amigos, afirma que ha dado “entre siete u ocho hogares temporales, y en muchas ocasiones a más de un ejemplar al mismo tiempo.

No podemos decir que es una tarea fácil porque cada animal tiene sus particularidades, además del estado en que se encuentre. Si está saludable será menos complicado, mientras que si se encuentra enfermo costará más, pero son al final los que más agradecen, además de lo gratificante que resulta ver el cambio y ayudar en esa recuperación”.

Aunque son varios los rescatados que han pasado por sus manos ella los recuerda a cada uno con especial cariño, como también guarda recuerdos muy difíciles. “El temporal más complicado que hemos tenido fue el de Muñeca, una perra que dio a luz siete cachorros. Fue muy difícil mantener el orden en la casa porque vivo en un apartamento”.

A pesar de lo complicado de la situación, Omy logró cuidar muy bien de la madre y los pequeños. “Tuve que usar mi baño como cuarto para ellos porque caminaban mucho y no los podía dejar acercarse al balcón. La cuestión más complicada fue mantener la limpieza, pero al final el resultado te demuestra que valió la pena”.

Hoy todos los cachorros tienen un nuevo hogar y la madre está recuperada y muy bien cuidada, son estas alegrías el mejor pago a la labor tan dedicada de estos rescatadores. Aún así, la falta de personas que brinden sus casas hace necesaria la creación de lugares comunitarios protegidos.

PASOS NECESARIOS PARA ANIMALES COMUNITARIOS PROTEGIDOS

“La idea de hacer este proyecto de animales comunitarios protegidos surgió porque en Nuevitas hay muchos animales callejeros y muy poca personas que brindan hogar temporal. Está dirigido a los ejemplares que no podemos recoger porque no están en tan mal estado ni necesitan tanto de un refugio, pero sí de ser protegidos. La idea consiste en censarlos para conocer cuáles son los de cada comunidad y necesitan mayor atención”, así explica la idea Legna Beatriz Otero Hernández, coordinadora general de Nuevitas Animalista.

“Los hogares temporales y refugios continuarían siendo necesarios para los perros y gatos pequeños o los adultos que estén muy mal de salud o tengan alguna enfermedad muy avanzada en la piel, así como perras y gatas en gestación para evitar que den a luz en las calles, estos son los animales ahora mismo que nos vemos obligados a recoger”.

-¿En qué consisten exactamente los lugares comunitarios protegidos?

“Lo primero sería tener un lugar o varios por comunidad, sitios que no sean particulares, parques, garajes, espacios que no se usen mucho y sin un gran movimiento de personas, que tengas quizás un techo o que sea un lugar seguro para ellos, allí haríamos casitas para que tengan protección.

Cuando tengamos el censo sabremos cuáles ejemplares no necesitan ser recogidos de la calle y haríamos una campaña de desparasitación, vacunarlos, sanar a los que necesiten atención veterinaria y tratarlos en las propias calles”.

La idea de crear estos sitios sería beneficiosa no solo para los animales abandonados, sino que podría representar un logro para las vecindades donde se realicen ya que rescataría parques y sitios para el ocio de la familia, además de controlar la proliferación de animales enfermos cerca de las casas.

Cada callejero desparasitado y controlado con regularidad por los miembros de la asociación será identificado con un collar y un carnet que permitirán conocer detalles como la última vacuna, así como mantenerlo diferenciado de otros ejemplares enfermos y sin hogar, a decir de Legna Beatriz, “lograríamos de esta forma crear una cultura de cuidado en las comunidades con el ejemplo de que si nosotros los protegemos, ellos también pueden.

Haremos de estos espacio los sitios para hacer las actividades de concientización, ferias de adopciones, tenemos pensado tener un entrenador para enseñar a las personas a educar y cuidar a sus mascotas, dar consejos de tenencia responsable, hablar sobre la esterilización”.



UN SUEÑO NO TAN DIFÍCIL

La coordinadora general de Nuevitas Animalista nació en esta ribera pero reside actualmente en la capital del país, donde participa junto a grupos animalistas de esa ciudad y conoce experiencias como las que plantea realizar en el municipio.

“En La Habana Vieja, Eusebio Leal hizo un proyecto parecido, donde los perros están desparasitados y esterilizados gracias a asociaciones animalistas y tienen su carnet de animal protegido, viven en los espacios comunitarios, en portales de negocios particulares, eso queremos lograr aquí.

Necesitamos el apoyo de la comunidad y el Gobierno para poner las casitas, luego que las comunidades nos ayuden a seguirlos protegiendo, vamos a desparasitarlos, cada tres meses haremos las campañas, pero necesitamos que el pueblo los cuide, que no dañen las casitas, ni le hagan daño a ellos, que no les quiten los carnés que les pondremos”.

El sueño de los animalistas nueviteros de lograr una ciudad donde animales y personas convivan en armonía parece cada vez más realizable, solo se hace muy necesaria la cooperación de las entidades y el pueblo en general para lograr una Nuevitas diferente, donde el amor a la naturaleza y el respeto a la vida sean ejemplo para quienes la visiten.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar