Jun, 2020.- Hace casi un mes recibí, gratuitamente, el medicamento homeopático denominado PrevengHo-Vir, como una de las medidas de tratamiento preventivo ante enfermedades virales, incluidas infecciones respiratorias.

Amablemente el estudiante de quinto año de la carrera de Medicina que me visita todos los días minutos después de que el doctor Francisco Durán, director nacional de Epidemiología, ofrece su habitual conferencia de prensa matutina, me explicó cómo se debía aplicar el PrevengHo-Vir.

-- Durante tres días consecutivos, a la misma hora debes tomar cinco goticas. Cumplido ese período, esperas diez días y vuelve a aplicar el PrevengHo-Vir, igual proporción pero solo un día a la semana.

El doctor Durán, también en su comparecencia televisiva se había referido al fármaco cubano. Se trata de una aplicación de gotas sublinguales a personas que no necesariamente presenten síntomas de la Covid-19.

Añadió el especialista que su empleo «permite prevenir diferentes enfermedades como la influenza, enfermedades gripales, dengues, infecciones víricas emergentes o virales emergentes, como es precisamente esta».

Durante los meses de abril y marzo estuve afectado por ligeras crisis de asma debido a los bruscos cambios del tiempo, pero desde que comencé a tomar el PrevengHo-Vir mis problemas respiratorios, como consecuencia de asma, disminuyeron.

Los especialistas de la Isla destacan que el medicamento deviene solución hidroalcohólica que en su prospecto aparecen muy claramente las especificaciones para el uso en poblaciones especiales, entre los que sobresalen pacientes geriátricos, pediátricos, embarazo y lactancia.

El PrevengHo-Vir es producido por el Laboratorio Farmacéutico Julio Trigo de la empresa AICA, perteneciente a BiocubaFarma. Es un fármaco que se utiliza como medida profiláctica contra la COVID-19.

El empleo de esa terapéutica en Cuba data del siglo XIX, en la ciudad de Holguín. Según notas publicadas un español original de Cataluña, “se mantuvo con la venta de esos medicamentos hasta 1951. Un doctor de apellido Bush resultó el iniciador de esta práctica acá (1825-1845), aunque también existieron boticas de este tipo en Gibara, Cueto y Urbano Noris.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar