Vista de la comunidad.(Foto: Neilyn Hernández Peña)Feb, 2020.- No se puede negar que desde hace décadas el planeta envía señales de deterioro: hábitats y ecosistemas que desaparecen o muestran un comportamiento poco habitual; las enfermedades respiratorias resultan más frecuentes; el rendimiento de las cosechas, del agua y animales disminuyen cada año, pero existe una buena noticia: el ser humano puede evitar daños mayores y adaptarse.

La Tarea Vida puesta en práctica por el Estado cubano para enfrentar y contrarrestar los graves efectos del cambio climático es de alta prioridad no solo para científicos y expertos en el asunto, sino para todas las personas y la sociedad en general como parte del cuidado del medio ambiente.

La Dirección Municipal de la Vivienda es una de las instituciones implicadas. Nuevitas por sus características geográficas se encuentra rodeada de mar, lo que obliga a la protección de las líneas costeras y las dunas del litoral.

En tal sentido se trabaja a partir del Decreto-Ley 212 Gestión de la Zona Costera del año 2000, que establece la línea para preservar estos ecosistemas. En esta localidad del nordeste camagüeyano se aplica en las áreas de Santa Rita, Número Uno-Tarafa, San Jacinto y Punta Gorda.

Asimismo, son propósitos esenciales la recuperación integral de playas, manglares y otras áreas protectoras, sumado a la reubicación de asentamientos humanos.

En el municipio se tiene previsto, en un período de hasta 50 años, la recuperación de la flora y la fauna de las áreas afectadas por las penetraciones marinas y el azote de fenómenos naturales, según reconocen especialistas.

De la misma manera en que crece la importancia del Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático en pos de favorecer el bienestar común, es conveniente apelar a cuanto puede ayudar y aportar la población al éxito de las acciones medioambientales, las que favorecen, ante todo, a la vida.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar