Feb, 2020.- En tiempos en que la violencia simbólica está en la palestra pública, en los debates de catedráticos, especialistas, activistas y sociedad en general, resulta imprescindible llegar a un consenso en el que por encima de todo sean respetadas las personas en los disímiles contextos, diversos, plurales y contrahegemónicos.

Si existe en estos momentos una zona de puntos divergentes es en el lenguaje y su uso inclusivo. En tal sentido, el estudio de la teoría del lenguaje sexista es paralelo al del no sexista y cae dentro del ámbito de la filosofía, la sociología del lenguaje, la antropología lingüística, la sociolingüística y la etnografía de la comunicación.

La propia Organización de las Naciones Unidas establece que el “lenguaje inclusivo en cuanto al género” se entiende como la manera en que se expresan ideas sin discriminar a un sexo, género social o identidad de género en particular y sin perpetuar estereotipos, dado que los enunciados son factores claves y determinantes en las actitudes socioculturales.

De seguro ha escuchado las expresiones todos y todas, mujeres y hombres, niñas y niños, además de la incorporación de la X, el símbolo @ o la e en lugar del plural, por ejemplo: ellxs.

En tal sentido, la Real Academia Española ha expresado su rechazo en relación a aspectos del tema. Especialistas de la institución han referido que “este tipo de desdoblamientos son artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico”. El problema es “confundir la gramática con el machismo, ya que el masculino gramatical funciona en el idioma, es término inclusivo para aludir a colectivos mixtos o en contextos genéricos o inespecíficos”. Cuestión que según han subrayado en diversas ocasiones no tiene “intención discriminatoria alguna”.

De la otra cara de la moneda, en grupos que se dedican al estudio del lenguaje y su interacción con el poder, hablan del uso de términos masculinos para referirse a un grupo de género mixto como la palabra hombre en relación a especie humana, o el empleo de marcadores de género innecesarios que dan por hecho que ciertas profesiones son propias de un género específico.

Antes tales disyuntivas, se recomienda prescindir del uso peyorativo de palabras relacionadas con la orientación sexual, la identidad de género o el cuerpo; evitar la cosificación de las personas; el uso de la palabra mujer como sinónimo de esposa así como formas que suponen heterosexualidad (por ejemplos: novio, novia) prefiriendo maneras neutras como pareja o relación.

Según la guía de Oxfam sobre el lenguaje no sexista, “el castellano es una lengua muy rica en sustantivos que definen colectivos de personas. Por ello, no es necesario utilizar el masculino para referirse a estos términos. Emplearlos no solo elimina el sexismo de la frase, sino que enriquece tu vocabulario y permite una definición más afinada”.

Dicha confederación internacional sin fines de lucro recomienda pensar si hay algún término que englobe el concepto sin necesidad de utilizar solo la forma masculina.

Como usted y yo sabemos sí se pueden encontrar puntos medios sobre la base del respeto, por ejemplo, hablar de un colectivo cuando visitamos una institución en el que trabajan disímiles personas; decir humanidad o seres humanos; niñez, adolescencia y juventud como etapas de la vida; así como profesorado o alumnado para expresar un conjunto de la plantilla de un centro docente. Lo importante es reconocer cuan valiosos son los sentimientos de quienes están a nuestro alrededor, más allá de su apariencia o proyección individual, realidades por encima de las polémicas.

SUGERENCIAS
Les dejamos aquí algunos ejemplos para sustituir el masculino genérico.

Con el uso de nombres genéricos, colectivos o abstractos
Hombre, hombres Ser humano, personas
Profesores, Alumnos Profesorado, Alumnado
Investigadores Personal Investigador
Director, Secretario, Gerente, Decano Dirección, Secretaría, Gerencia, Decanato

 

Con el uso de sustantivos, adjetivos sin referencia sexuada
Ser ciudadano .... Tener la nacionalidad ...
Muchos expertos Un amplio número/conjunto de especialistas
Diversos conferenciantes Diferentes conferenciantes
Todos los representantes Cada representante

 

A través del pronombre “quien(es)”
Los colaboradores Quienes colaboren
Cuantos soliciten Quienes soliciten
El que sepa la respuesta Quien sepa la respuesta

(Tablas tomadas de https://­copywritingparaweb.co­m/­como-utilizar-el-leng­uaje-inclusivo/ )

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar