Dic, 2020.- Resaltar la labor de profesoras que como estrellas iluminan el camino, guían y nutren al hombre nuevo, es una de las maneras de rendirles homenaje, en este municipio al nordeste de Camagüey, durante la jornada por el Día del Educador.

Así conversé con Yaima Rodríguez Cuesta, quien al comenzar la entrevista afirmó: "Me encanta el trabajo con los niños y adoro mi profesión".

Desde niña tuvo vocación por el magisterio y optó por la carrera de Profesores Generales Integrales ante el llamado del Comandante en Jefe Fidel Castro y comenzó a trabajar con 19 años de edad.

"Me gradué y formé para ser parte de la reserva especial pedagógica y he motivado a varios estudiantes a elegir esta carrera tan sacrificada que constituye ser maestro".

Actualmente Rodríguez Cuesta se encuentra impartiendo la asignatura de Matemática, labor que ha desempeñando durante 17 años "dando todo mi amor y ejemplo a las nuevas generaciones", especificó.

Como expresara Fidel: "Educar es todo, educar es sembrar valores, es desarrollar una ética, una actitud ante la vida.

Me encanta ver como los alumnos avanzan en su desarrollo y luego se convierten en médicos, ingenieros, e incluso hasta en maestros, es muy gratificante para nosotros".

Otra pedagoga enamorada de su labor es Diana Rosa Castillo Otero:

"Desde pequeña quise ser maestra y en el año 1998 tuve la posibilidad de empezar a trabajar en la escuela secundaria básica urbana (ESBU) Ignacio Agramonte y Loynaz como profesora de Geografía, al año siguiente matriculé en el Instituto Superior Pedagógico José Martí para comenzar la Licenciatura en esa asignatura en el curso para trabajadores.

En esta ESBU he laborado como profesora, luego como jefa de grado, actualmente soy la Subdiectora docente del centro donde siempre me he sentido orgullosa de mi profesión".

Castillo Otero cuenta con 21 años de experiencia inculcándole valores, el amor a la Patria y a los héroes y mártires, y, además, los motiva a escoger esta profesión de infinito amor.

Mientras que Yanara Carnesolta La Rosa, cuenta que su vocación también surgió desde pequeña.

“Comencé a estudiar en la ESBU Ignacio Agramonte y Loynaz y al concluir opté por la carrera del preuniversitario y luego me otorgaron Educación Laboral y Dibujo Técnico.

Al graduarme comienzo a trabajar como profesora en la misma secundaria en que estudié y actualmente soy la Secretaria docente del centro, donde me siento muy satisfecha con mi quehacer".

Carnesolta La Rosa expresa que trabajar con estudiantes es la razón de cada profesor y agradece al Comandante en Jefe por ser el organizador e impulsor de la Educación en Cuba.

Acerca de su labor destacada en la formación vocacional de los educandos refiere:

"Llevamos varios años ingresando estudiantes a la escuela formadora de maestros Nicolás Guillén como continuidad del proceso de la formación laboral que se lleva a cabo en el centro".

José Martí consideró a la educación como un árbol, y al respecto, aseguró que se siembra una semilla y se abre en muchas ramas, en consecuencia con su pensamiento Yaima Rodríguez Cuesta, Diana Rosa Castillo Otero y Yanara Carnesolta La Rosa motivan a sus alumnos en aras de garantizar la formación de nuevos educadores.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar